Patrocinado por

El pescado de la flota gallega se pudre en medio del Sáhara tras 9 días de bloqueo

E. Abuín REDACCIÓN / LA VOZ

SOMOS MAR

La flota se reúne hoy con el ministro de Pesca mauritano y la UE para tratar de desbloquear la situación

18 jul 2019 . Actualizado a las 12:54 h.

Después de ocho días retenidos -se cumplían ayer- en la frontera de salida de Mauritania, donde varios grupos de personas con reivindicaciones indefinidas impiden el paso a decenas de camiones, toneladas de merluza negra y palometa en su día fresca están ya podridas en el interior de los remolques. «Esa carga hay que destruirla», señala la armadora María José de Pazo, que señala que tras el tiempo transcurrido ya no sirve ni para harina.

Eso, en dirección a España, dado que las capturas no han podido llegar a las lonjas de Cádiz y Vigo, donde se comercializan la merluza negra y la palometa, respectivamente. Pero en sentido Nuakchot también hay problemas. Son ya varios los barcos que están fondeados en el puerto de Nuadibú a la espera de que puedan llegar los camiones con cajas vacías para poder enviar el pescado a sus mercados.

Y en medio, en el meollo del atasco, la cuestión también está tirante. Los transportistas están cansados de estar «tirados en medio del desierto sine die», sin saber cuándo los insurgentes levantarán el paso en la frontera y podrán seguir circulando. «Los chóferes ya no quieren hacer esa travesía», apunta la armadora marinense. Porque, además, permanecer allí es peligroso. Por la noche intentan robarles y los transportistas tienen que hacer turnos de vigilancia para evitarlo.