Patrocinado por

Nueva Pescanova prevé comercializar su pulpo de acuicultura en el 2023

SOMOS MAR

Logra cerrar el ciclo al poner huevos uno de los 50 ejemplares nacidos en cautividad

19 jul 2019 . Actualizado a las 05:00 h.

Lourditas y Goliath van a ser padres. Nada extraordinario, que una pareja procree. Pero resulta que Lourditas y Goliath son dos pulpos. Y no dos cualesquiera. Son los primeros hijos de padres salvajes que han nacido y crecido en cautividad. Cuando dentro de un mes eclosionen los huevos, sus descendientes serán la segunda generación de una saga que no ha visto jamás el océano de verdad. Y es que, como bromean los investigadores, con Lourdes (Lourditas) se ha obrado el milagro: el de cerrar el ciclo de reproducción del pulpo en acuicultura, por el que se lleva rezando los últimos tres decenios. Y, de paso, acercarlo todavía más a la mesa. Tanto, que el Grupo Nueva Pescanova, que desarrolla el proyecto tras haber adquirido la patente de la investigación al Instituto Español de Oceanografía (IEO), ya ha puesto fecha a ese hito y prevé estar preparado para comercializar pulpo de cría a partir del 2023.

El padre intelectual de los nasciturus, la multinacional pesquera gallega, saca pecho porque el logro no hace más que reforzar su posicionamiento como referente en investigación en acuicultura a nivel mundial. De hecho, la del cefalópodo será la línea de investigación estrella del Pescanova Biomarine Center, el centros de I+D+i que el grupo abrirá en O Grove en el 2020, aunque ya funciona de forma provisional en las instalaciones de la empresa en Chapela.

A la espera de la eclosión

Es allí donde el equipo de investigadores de Pescanova mima al medio centenar de pulpos que nacieron en cautividad en el 2018. Ya todos son adultos, la mitad hembras, y alguno ha alcanzado ya los ocho kilos de peso.