Patrocinado por

La sardina esquiva el efecto San Juan

Lucía Vidal
l. vidal REDACCIÓN / LA VOZ

SOMOS MAR

MARCOS MÍGUEZ

La especie más codiciada estas fechas llega en abundancia y bastante más barata que en años anteriores. Este viernes se pagó a 8 euros el kilo, 3 más que el jueves

22 jun 2019 . Actualizado a las 15:12 h.

La estrella de las brasas -con permiso del churrasco- se resiste a subir de precio, para alegría de los consumidores. A falta, claro está, del estirón que pueda pegar a última hora. Ayer llegaron a puerto los últimos barcos cargados de sardina, ésa que hoy se podrá adquirir por última vez antes de la noche más mágica del año.

En la lonja coruñesa se subastaron este viernes 1.800 cajas, de quince kilos cada una. En total, algo menos de 30.000 kilos, menos que en la jornada anterior, pero «a un prezo bastante bo», aseguró Andrés García, portavoz de la Asociación de Armadores de Cerco de Galicia (Acerga) «desde 55 a 90 euros a caixa, é dicir, entre 5 e 7 euros o quilo», frente a los 60.000 kilogramos vendidos el jueves, y cuando la más cara «chegou tan só aos dous euros e medio».

Y aunque el sector coincide en que hay más sardina que el año pasado, no todos los muros corrieron la misma suerte. A Portonovo llegó poca. «Dúas caixas do xeito a 5,50 o quilo», comenta su patrón mayor, Juan José Besada. Escasa también en Camariñas, trescientas cajas a tres euros en lonja, cincuenta céntimos más barata que en Malpica.

La sardina se encareció una media de tres euros entre el jueves y el viernes en las lonjas de Ribeira y Portosín. El pescado, que se estaba subastando a 1,50 e, incluso, a 0,80 céntimos, pasó a una horquilla de entre 3,50 y 5 euros en las rulas.

La costumbre tan patria de dejarlo todo para última hora no hizo una excepción con la sardina. Tímida afluencia de clientes en las plazas. «La gente viene mañana -por hoy-», aclaraba Puri desde el mercado de la plaza de Lugo, en A Coruña. «El último barco llegó a las once de la mañana y ésa ya se guardó. Ya no se puso arriba para que no le diera el aire», explica. Ayer la vendió a 8 euros, como Juan Iglesias, con otro puesto en la misma plaza, tres más cara que el jueves. En el mostrador de Beatriz se encontraba un poco más económica, a 6. En Carballo, a dos más. Ribeira y Portosín acusaron la reducción de capturas en el último día habilitado antes de San Juan, de forma que si la semana pasada, este veraniego manjar se podía conseguir por entre entre 5 y 7 euros. Ayer, sin embargo, Ayer, ninguna bajaba de los diez euros en el mercado. Pese al alza de precios, cerqueros y placeros coincidieron en señalar que los valores son muy inferiores a los de años anteriores. Algún vendedor notó incluso, una bajada de la demanda. En la plaza de Ribeira, una clienta señalaba: «Eu non a merco a este prezo, para a semana que vén custará a metade».

 Sardina incautada en Portosín

El Servicio Marítimo Provincial de la Guardia Civil de la Comandancia de A Coruña se incautó ayer de 2.419 kilos de sardina en unos almacenes privados situados en la lonja de Portosín. En el transcurso de una inspección, los agentes localizaron en una de las dependencias sesenta cajas de sardina paletizada con etiquetas de pesaje y trazabilidad. Tras proceder a pesarlas, se comprobó que los datos no concordaban con los de la documentación.

El segundo hallazgo del operativo, que se enmarca dentro de los habituales controles de la campaña de capturas de esta especie, consistió en dos palés con 48 cajas de sardina cada uno. Según fuentes de la Guardia Civil, los pesos reseñados eran diferentes a los reales.

La patrulla procedió a la aprehensión del exceso de capturas. Las sardinas incautadas fueron depositadas en una cámara frigorífica para ser entregadas en un centro benéfico.