Patrocinado por

Los contenedores cambiarán el paisaje de los puertos de A Pobra y Ribeira

Lucía Vidal
Lucía Vidal REDACCIÓN / LA VOZ

SOMOS MAR

CARMELA QUEIJEIRO

En unos meses estarán instaladas las cajas de transporte refrigerado de atún, su especie estrella

01 may 2019 . Actualizado a las 09:20 h.

Es el primer puerto de Europa en descargas de atún, la especie que protagoniza el 95 % del total de mercancía que se mueve en sus muelles. 102.000 toneladas tocaron tierra en el 2018 en las instalaciones portuarias de A Pobra. A ellas hay que sumar las 27.000 descargadas en su plaza auxiliar, el puerto de Ribeira. Ambas, referencia en una comarca, la de Barbanza, hegemónica en el tráfico de túnidos dentro del conjunto del sistema portuario gallego gracias a su potente industria conservera.

Pronto sumarán una baza llamada a incrementar el volumen de su actividad económica. Dentro de unos meses Portos de Galicia, organismo dependiente de la Consellería do Mar, comenzará a operar, por primera vez en su historia, con contenedores de grandes dimensiones. Ya lo hacen muchas instalaciones de la red estatal, caso de los puertos de Vigo, Marín-Pontevedra, Ferrol-San Cibrao y Vilagarcía, pero nunca hasta ahora estos gigantes del almacenamiento y el transporte habían hecho acto de aparición en puertos autonómicos. Tan solo «falta cerrar los trámites de ambas concesiones administrativas y después, el inicio de la actividad que habilitará la concesión será cuestión de los titulares de la misma», explica José Juan Durán, presidente de Portos de Galicia, que confirma el interés que mostraron distintos empresarios en poner en marcha este servicio.

Los contenedores refrigerados serán empleados para almacenar y transportar el atún congelado, «generando un valor añadido en la trazabilidad del producto y facilitando las condiciones de trabajo de la industria conservera de la zona», avanza Portos de Galicia. Los contenedores funcionarán como cámaras de almacenaje transportables, previo enganche a las cabezas motoras de los camiones. El asentamiento de las islas supondrá una inversión de cerca de 600.000 euros.  

Quejas de consignatarias

Las empresas consignatarias que operan en las explanadas portuarias de A Pobra y Ribeira consideran que el espacio es insuficiente para albergar estos enormes recipientes. Aseguran que entorpecerán la actividad de descarga y que, además, provocarán un gran impacto visual y ambiental, con efectos sobre la imagen turística de ambos municipios. Calculan que ocuparán lo que un edificio de cuatro plantas de altura y 110 metros de largo. Aunque no se oponen a la llegada de contenedores, proponen que sean ubicados en otro lugar.

En la actualidad, Portos dispone de otros seis recintos portuarios comerciales, «alguno de ellos de miles de metros cuadrados, que podrían albergar más islas de contenedores en un futuro no muy lejano», presume el presidente de la entidad. Es cuestión de tiempo que este nuevo nicho de negocio llegue también a operadores portuarios y empresarios de Ribadeo, Burela, Cedeira, Cariño, Laxe y Cee.