Patrocinado por

La FAO lanza su arma contra la pesca pirata: el registro mundial de barcos

e. abuín REDACCIÓN / LA VOZ

SOMOS MAR

Un barco ecologista persiguiendo en aguas tailandesas a un buque dedicado a la pesca ilegal de merluza
Un barco ecologista persiguiendo en aguas tailandesas a un buque dedicado a la pesca ilegal de merluza Jeff Wirth

Recoge en un único censo abierto al público datos sobre los buques y su historial

30 jul 2018 . Actualizado a las 07:49 h.

Trece años después de que se mencionase por primera vez en el seno de la FAO (la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación) la necesidad de tener registrados en un único censo todas las embarcaciones de pesca, el Registro Mundial de Buques de Pesca, Transporte Refrigerado y Suministro (Global Record) ha visto la luz. Desde hace un par de semanas, la herramienta concebida como «un arma poderosa» contra la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada (IUU, por sus siglas en inglés) está abierta al público en general, después de más de un año de funcionamiento restringido exclusivamente a los Estados participantes para que introdujesen los datos de sus embarcaciones.

El lanzamiento se hizo en el marco de la 33 sesión del Comité de Pesquerías (COFI) de la FAO, en Roma. Desde ese momento, todo el mundo puede estar al tanto de las circunstancias que rodean a una determinada embarcación, puesto que ofrece información sobre sus características, su armador, su pasado, las autorizaciones de pesca, si están actualmente en activo, su historial de cumplimiento... Y es que el registro mundial recoge información «certificada e inequívoca» relativa a los buques y las actividades relacionadas con los buques, datos que proceden de las autoridades estatales oficiales, de ahí su gran valor.

Por eso, según la FAO, será una herramienta valiosa y muy práctica para, por ejemplo, inspectores de puerto, que pueden remitirse al registro para realizar análisis de riesgos y determinar qué buque ha de someterse a una inspección. O para las Administraciones, a las que servirán de base para autorizar o no a los buques de pabellón extranjero a desembarcar las capturas en sus puertos o comprobar su historial para conocer si su pabellón es fiable o dispone de un amplio historial de cambios de bandera. Y, por supuesto, para las oenegés y el público en general, que puede comprobar la limpieza de un barco a golpe de clic.