Patrocinado por

El «best-seller» gallego de patología

E. Abuín REDACCIÓN / LA VOZ

SOMOS MAR

OSCAR VíFER

Laboratorios de bivalvos de todo el mundo trabajan con el libro elaborado por la jefa de patología del Intecmar

18 dic 2017 . Actualizado a las 05:00 h.

Los moluscos bivalvos, como los humanos, también se ponen enfermos. Obviamente, no van al médico, pero el médico va a ellos.

Y es que no hay que perder de vista que son animales marinos que sirven de alimento y, por tanto, hay que velar por su bienestar tanto para tener garantizada la seguridad alimentaria como para evitar pérdidas económicas derivadas de episodios de mortalidad masiva. Por eso en Galicia se ha montado una suerte de Seguridad Social para bivalvos. Corre a cargo del Intecmar (Instituto Tecnolóxico para o Control do Medio Mariño), que tiene adscrita una unidad de patología que se encarga de realizar un chequeo de los bancos naturales. Se seleccionan los puntos de muestreo, y todos los años en la misma época se acude para conocer las características de la zona. Es algo similar a la revisión anual que hace la mutua con los trabajadores.

En esa revisión, se realizan lo que se llaman análisis histopatológicos. Viene a ser para un bivalvo lo que una biopsia para un ser humano. Se toma un trozo de vianda, se compacta y se sacan lonchas, cortes de 5 micras que se observan en el microscopio. Y en esa observación está lo más importante: «O personal, o ollo que observa e identifica que parásito está atacando ao molusco enfermo». Eso explicaba Susana Darriba, jefa de la unidad de patología del Intecmar, en unas jornadas organizadas por la Federación Galega de Confrarías sobre el marisqueo y sus problemas. Y determinar de qué se trata es «como descifrar un xeroglífico». Peor, porque en el caso de los humanos hay libros, atlas y publicaciones diversas para identificar lo que el ojo ve en el microscopio. También hay amplia documentación en el caso de las aves. Y de los caballos. Incluso para los peces. Pero no para los bivalvos.