Patrocinado porPatrocinado por

El percebe llega a los 250 euros a cuatro días de la cena de Nochebuena

La Voz REDACCIÓN / LA VOZ

SOMOS MAR

Jose Manuel Casal

La centolla, que escasea, también está alcanzando cotizaciones elevadas en las lonjas

21 dic 2016 . Actualizado a las 05:00 h.

Es tarde ya para gangas. Pescados y, sobre todo, mariscos han emprendido una escalada acelerada hacia las mesas de Nochebuena y de su resaca, la Navidad. Ayer, a cuatro días de esa cumbre que se supone que es el 24, el percebe se exhibía en los puestos de la coruñesa plaza de Lugo con un cartel en el que había tres dígitos antes del símbolo del euro: 180. Y eso porque el de 250 ya no llegó a exponerse sobre el mostrador, dado que fue directamente para cubrir pedidos; los 25 kilos que sumaban las reservas que tenía una de las veteranas pescantinas de ese mercado coruñés.

Horas antes, esta y otros minoristas habían regateado duro por los ejemplares subastados en el Muro. Tanto, que la puja máxima llegó a los 182 euros. Los pagaron por los mejores que los percebeiros extrajeron de las zonas más batidas, como la Torre, Sisargas y O Roncudo. No anduvieron muy a la zaga las cotizaciones del percebe en Bueu. El precio más alto alcanzó anteayer los 163,70 euros, aunque ayer ya se paró por debajo de los cien.

Claro que eso es lo que se ha pagado por los mejores lotes del crustáceo. En el mercado es posible encontrarlos a precios mucho más asequibles, como los 40 euros que se pedían en el mercado de abastos de Pontevedra o los 30 que tenían a la venta en la plaza de Vilagarcía.

Pero el percebe es solo una evidencia de que celebrar Nochebuena y Navidad con pescado y marisco no va a salir nada barato si se quiere seguir con la tradición de poner en la mesa a los clásicos, que no son otros que centolla, nécora, camarón o almeja.

En precios habituales

Nécora y camarón todavía tienen un pase. Ayer, en la plaza de abastos vilagarciana aún podía comprarse un kilo de la primera a 25 euros, lo mismo que uno del segundo si era de tamaño pequeño; el doble, 50 euros, si era del grande. De esta última calidad también había en el mercado de Pontevedra, pero se vendía a 120 euros.

La centolla no abunda este año. Quizá esta última revoltura, esa vaga de mar que está complicando la faena a los percebeiros en O Roncudo, provoque que empiecen a enmallar en los miños, pero lo cierto es que, hasta ahora, las capturas eran más bien pocas. De ello dan buena fe su cotización. Las buenas femias se pararon en lonja a 53 euros el kilo. Claro que de esas ya no aparecieron por la plaza de abastos de Pontevedra, donde solo había bruños a 30 euros el kilo, y en Vilagarcía, las centollas de calidad regular, se vendían a 45 euros.

Entre los pescados, el besugo, de los más demandados, escasea y ayer se pagaba a 35 euros el kilo. El lenguado, a 27, todavía no ha tocado techo y el rodaballo también ronda los 35. Rape y merluza, más comedidos, están a 16 y 12 euros, respectivamente.

Información elaborada por E. Mouzo, M. Gago, M. Rey, R. Estévez y E. Abuín.