Patrocinado por

La operación Yuyus sigue abierta y no se descartan más detenidos

Javier Romero Doniz
Javier Romero RIBEIRA / LA VOZ

SOMOS MAR

benito ordoñez

Personal de Vidal Armadores está recibiendo citaciones, varias en persona, para declarar judicialmente

12 mar 2016 . Actualizado a las 12:43 h.

La firma de Ribeira Vidal Armadores, el grupo empresarial que poseen, y otras compañías vinculadas directa o indirectamente a esta sociedad siguen en el ojo del huracán para la Interpol y la Unidad Central Operativa Medioambiental (Ucoma) de la Guardia Civil, que todavía no han cerrado la operación Yuyus por delitos de pesca ilegal en la Antártida y otros como falsedad documental, blanqueo de capitales e integración de grupo criminal.

Fuentes del instituto armado confirmaron el viernes que, a pesar de que los seis principales imputados ya están en la calle tras el pago de 600.000 euros en fianzas, el operativo sigue abierto y no se descartan nuevos registros y más detenciones.

Las mismas fuentes añadieron que los registros practicados hasta el momento han dado acceso a nuevas pruebas que están siendo analizadas y que podrían derivar en más actuaciones policiales. Lo que no ha trascendido todavía es si estos operativos tendrían como escenario Galicia, otros puntos de España o el extranjero. Lo que tampoco se ha hecho aún público, ya que la Audiencia Nacional no lo confirmó, es si la familia Vidal tiene patrimonio embargado. Mientras, en Ribeira, localidad en la que residen la mayoría de los ocho imputados, los propietarios de Vidal Armadores intentaba recuperar la normalidad. A primera hora de la mañana, algunas de estas personas fueron vistas, tras tres días detenidos, por las calles más céntricas de esta población coruñesa. De tarde, y según informaron varias testigos que estaban en la lonja, también se pudo ver al cabeza de familia, Antonio Vidal Suárez, Tucho el Coyo. Sus barcos, y según diferentes fuentes del sector, no han dejado de trabajar en ningún momento desde que se hizo pública la investigación. Se trataría de los arrastreros Playa do Castro y Arroaz, el Anita y el espadero Velma. Otras tres embarcaciones, según las mismas fuentes, están retenidas en Senegal y Cabo Verde por los Gobiernos de esas naciones.