Patrocinado porPatrocinado por

Stolt Sea Farm ampliará su planta de Cervo para cultivar lenguado

e. abuín, d. sampedro REDACCIÓN / LA VOZ

SOMOS MAR

Vista de la planta que Stolt compró en el 2012 a la empresa Acuidoro.
Vista de la planta que Stolt compró en el 2012 a la empresa Acuidoro. Carlos Fernández

Ha adquirido una parcela de 24.000 metros, en la que invertirá 24 millones

07 may 2015 . Actualizado a las 05:00 h.

Aunque finalmente tuvo que llevar su granja de lenguado a Islandia, desde Stolt Sea Farm nunca se ocultó el interés de la compañía por cultivar la especie en Galicia. Claro que, para eso, tenían que darse las condiciones adecuadas que permitiesen crear nuevas factorías, un hito que para los peces planos no ha vuelto a repetirse desde que en el 2004 la multinacional acuícola instaló en Camariñas su granja de rodaballo (se construyó una en Muros, en el 2012, pero para cultivar oreja de mar).

En esto que llegaron las rebajas de Xestur, con bonificaciones de hasta el 50 % en el suelo industrial. Y se dio la circunstancia de que en el catálogo de ese peculiar outlet figuraba el polígono de Cuíña, en Cervo, donde Stolt, tras la compra en el 2012 de Acuidoro y de su criadero, Alrogal, produce alevines de lenguado y rodaballo, al tiempo que engorda esta última especie. El precio asequible del suelo se confabuló con que se trata de terreno industrial, con la calificación de más bajo impacto dentro de la Estratexia Galega de Acuicultura, y que solo precisa licencia municipal para implantarse. En definitiva, se dio esa conjunción de astros que la empresa esperaba para ampliar sus instalaciones de Cervo.

Una decisión que le vino anteayer al pelo al presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, que en la presentación de los candidatos del PP a la alcaldía de ese municipio de A Mariña lucense desveló la inminente construcción de una nueva planta acuícola que permitirá la creación de 70 puestos de trabajo. Un anuncio que de inmediato aprovechó el portavoz popular de Pesca, José Manuel Balseiro, para cargar contra PSdeG y BNG, cuyo plan acuícola, después paralizado por el PP, descartaba la posibilidad de instalar granjas acuícolas en Cuíña. Unos planes que también quiso explotar el Concello de Cervo, que lució el músculo del polígono de Cuíña, «en auxe como espazo empresarial con moitas posibilidades, aberto ao crecemento e ao desenvolvemento económico e, polo tanto, á xeración de emprego».

«Nursery» de rodaballo

Más que de creación, desde Stolt hablan de ampliación de las instalaciones. La empresa ha comprado en el polígono industrial un total de 24.000 metros cuadrados para aumentar su producción. Según ha trascendido de los planes, de esa superficie, 6.000 metros se reservarían para instalar una nursery (preengorde) de rodaballo. El suelo restante se emplearía en el engorde de lenguado.

La inversión prevista es de 24 millones de euros, en una planta que tardará 18 meses en levantarse desde el inicio de las obras. De los 70 puestos de trabajo, propios de la piscifactoría serían 26 y otros 50 se necesitarían para su construcción.