Patrocinado porPatrocinado por

Ayudas económicas e intercambio de conocimiento, cómo la producción ecológica puede aprovechar la PAC

Somos Agro COFINANCIADO POR LA UNIÓN EUROPEA. LAS OPINIONES Y PUNTOS DE VISTA EXPRESADOS SOLO COMPROMETEN A SU(S) AUTOR(ES) Y NO REFLEJAN NECESARIAMENTE LOS DE LA UNIÓN EUROPEA. NI LA UNIÓN EUROPEA NI LA AUTORIDAD OTORGANTE PUEDEN SER CONSIDERADOS RESPONSABLES DE ELLOS

SOSTENIBILIDAD

Salas | EFE

La política agraria común es una palanca que debe ayudar a impulsar los objetivos del Plan de Acción para el Desarrollo de la Producción Ecológica en la UE

22 mar 2024 . Actualizado a las 10:18 h.

Producir en ecológico no es tan rentable para los agricultores o ganaderos como producir en convencional. Solo el la no utilización de pesticidas o fertilizantes químicos resta competitividad a la hora de lograr, por ejemplo, un mayor o menor volumen de las cosechas. Pero por eso la política agraria común (PAC) dispone de distintas líneas de ayuda para compensar esa pérdida de competitividad e incentivar un modelo que, pese a todo, tiene muchas ventajas para la salud humana y del medio ambiente. Desde los ecorregímenes a la transmisión de conocimiento e investigación a través de los modelos de Conocimiento e Innovación en Agricultura (AKIS), la PAC tiene muchas formas de apoyar la producción ecológica. No solo directamente con los productores, también haciendo campañas de promoción de las ventajas de estos productos entre los consumidores que son, al fin y al cabo, los que tiran de ese tipo de producción. Porque a mayor demanda, más superficie dedicada a ello. 

Además la políica agraria común está dirigida a lograr los objetivos marcados por el Plan de Acción para el desarrollo de la producción ecológica en la UE, puesto en marcha en el 2021. Este plan tiene como meta lograr, de hecho, los objetivos del Pacto Verde Europeo y de las Estrategias De la Granja a la Mesa y de la Biodiversidad

Unos de los incentivos para los que producen en ecológico son los ecorregímenes, unas ayudas que están incluídas dentro de los pagos directos para aquellos que de forma voluntaria aplican una serie de medidas respetuosas con el medio ambiente. Entre los que hay recogidos en el Plan Nacional de Aplicación de la Política Agraria Común (PEPAC) están, por ejemplo, los ecorregímenes de Agricultura de carbono y agroecología, en donde están incluídos el pastoreo extensivo, la siega y la biodiversidad en las superficies de pastos, la rotación de cultivos o los espacios de biodiversidad. De hecho, estos últimos, de alguna manera ayudan a frenar plagas debido a la lucha biológica entre especies que conviven en una misma zona. 

Dentro de las medidas de condicionalidad, aquellas que son obligatorias para poder cobrar la ayuda de la PAC, hay varias vinculadas a la producción ecológica. Por ejemplo, el porcentaje de tierras cultivables dedicado a biodiversidad o elementos no productivos debe de ser del 3%, pero hay la alternativa de recibir ayudas a través de ecorregímenes ecológicos para llegar al 7%. 

Desde el programa Leader, que está incluido dentro de las ayudas de desarrollo rural del conocido como segundo pilar de la PAC, se promueve el intercambio de conocimiento. Además, los modelos de Conocimiento e Innovación en Agricultura fomentan el desarrollo de la agricultura y ganadería ecológicas porque al ver experiencias que funcionan en otros lugares, mucha gente se anima a emprender o a dar el paso de convencional a ecológico. La investigación en el campo ecológico es otra de las cosas que se fomentan desde la PAC. Pero incluso están comenzando a desarrollarse proyectos que van un paso más allá de lo ecológico. Como prueba las granjas que están dando sus primeros pasos en agricultura y ganadería regenerativa, fundamental para la recuperación de medio ambiente.