Patrocinado porPatrocinado por

Fingir que un producto tiene denominación de origen puede multarse con hasta 3.000 euros

Somos Agro REDACCIÓN

SOSTENIBILIDAD

M.C.

Las sanciones por saltarse la nueva Lei de Calidade Alimentaria, publicada este jueves en el DOG, podrán aplicarse con una periodicidad de tres meses hasta que se cumplan las obligaciones impuestas

18 ene 2024 . Actualizado a las 15:41 h.

La Lei de Calidade Alimentaria de Galicia entrará en vigor dentro de veinte días. La idea es respaldar la calidad de los productos agroalimentarios gallegos, la lealtad de las transacciones comerciales y los derechos e intereses legítimos de los productores primarios, operadores económicos y profesionales del sector, así como de los consumidores. En la norma se habla de la labor inspectora para proteger a esas producciones, de modo que aquellos que, por ejemplo, finjan que un producto tiene denominación de origen o una indicación geográfica protegida pueden exponerse a multas de hasta 3.000 euros. En caso de infringir la norma de forma reiterada, las multas podrán aplicarse cada tres meses.

La publicación en el Diario Oficial de Galicia (DOG) de la ley se produce un día después de que el Parlamento Europeo aprobara una norma en la que, entre otras cosas prohibe el uso de etiquetas que aludan a la sostenibilidad que no estén avaladas por organismos certificados. Precisamente la norma gallega recoge un modelo de certificación de sostenibilidad para productos agroalimentarios que estará avalado por el Ejecutivo gallego. En el texto se dice que «co fin de mellorar a sustentabilidade da produción alimentaria galega nas súas vertentes ambiental, social e económica, establécese un sistema de certificación da sustentabilidade do sector alimentario galego, que será xestionado e coordinado pola Axencia Galega da Calidade Alimentaria no relativo aos produtos agroalimenticios e pola consellaría competente en materia de pesca no relativo aos produtos da pesca, do marisqueo e da acuicultura». 

No es la única novedad que incluye la norma de cara a proteger los productos gallegos de calidad y la promoción de las producciones primarias de la comunidad. También regula a los consellos reguladores como encargados de garantizar la calidad de los productos. Crea la Mesa da Calidade Alimentaria Diferenciada «como órgano de carácter técnico para o asesoramento e o impulso do sector alimentario da calidade diferenciada de Galicia».

 Pero es que en su comienzo destaca que «Galicia, grazas á súa posición xeográfica, ao seu longo e sinuoso perfil costeiro e á súa accidentada orografía, contén unha gran diversidade de microclimas que, unida á presenza de solos moi diversos, deu lugar a unha rica agricultura produtora de materias primas dun inmenso valor culinario, que se suman á variadísima oferta de produtos da pesca, da acuicultura e do marisqueo. A esta influencia do medio natural haille que engadir o saber facer xeracional das mulleres e homes do noso agro, preservando o patrimonio xenético que representan as variedades e razas autóctonas, facendo uso de técnicas de cultivo, produción e elaboración tradicionais e enchendo de vida». De ahí que la norma no deja de proteger ese patrimonio.