Patrocinado por

Galicia aspira a ser la despensa de los alimentos de calidad de Europa

Maruxa Alfonso Laya
m. alfonso REDACCIÓN / LA VOZ

SOSTENIBILIDAD

PACO RODRÍGUEZ

Foro Agro, del Banco Santander, analizó los retos y amenazas del sector

08 oct 2022 . Actualizado a las 11:00 h.

La crisis desatada por la guerra de Ucrania se está dejando sentir en toda la economía mundial, provocando un claro aumento en los costes de producción de las empresas. Y a esta situación no es ajeno el sector agroalimentario gallego. Este, sin embargo, ya ha demostrado en anteriores ocasiones su resiliencia, su capacidad para adaptarse a los nuevos cambios. Y ahora lo está haciendo una vez más. Por eso hay lugar para el optimismo, para mirar hacia delante y conseguir que este siga siendo uno de los pilares de la economía gallega. Así lo dejaron claro los participantes en el Foro Agro, organizado por el Banco Santander, en Santiago de Compostela. «Galicia tiene todas las condiciones para ser la despensa de Europa de productos de calidad», afirmó el conselleiro de Medio Rural, José González, quien participó en el debate junto con Juan Vázquez Gancedo, vocal del Clúster Alimentario (Clusaga) y director de Bodegas Martín Códax; Roberto García, secretario general de Unións Agrarias, y Lorena Ruiz, directora de Negocio Agroalimentario del Banco Santander.

Uno de los principales problemas de los que adolece este sector es la falta de tierras, explicó el conselleiro. «Nuestras explotaciones tienen la mitad de la base territorial que tienen en el resto de España y disponemos de más de 500.000 hectáreas de tierra infrautilizadas», afirmó. Por eso, uno de los objetivos de su departamento es crear las herramientas necesarias para poder movilizar esas fincas. Eso ayudará a resolver otros problemas del medio rural, como los que ocasiona el fuego. «La única forma de evitar los incendios forestales pasa por gestionar el territorio, y para eso necesitamos la actividad agrícola, ganadera y forestal», añadió. Medio Rural está aplicando ya los nuevos instrumentos de movilización de tierras: las aldeas modelo, los polígonos agroforestales y las agrupaciones conjuntas. «Todos estos terrenos tienen que ir destinados a las explotaciones que ya están funcionando», señaló.

Roberto García está muy de acuerdo con esta afirmación. «A xestión do territorio é indispensable para que convivan o sector forestal, o agrícola e o gandeiro e é imprescindible para previr os incendios», afirmó. Pero también tiene claro que para que se produzca ese desarrollo rural «ten que haber agricultores e gandeiros». El secretario de Unións Agrarias puso sobre la mesa otros factores que amenazan las explotaciones gallegas, como los costes de producción. «Cada vez que falamos dun aumento destes sabemos que, inicialmente, van recaer sobre os gandeiros e os agricultores», dijo. Y recordó la importante labor que estos profesionales hacen para cuidar el medio rural y que «a sociedade non lle paga por ese traballo».

«Creo que debemos ser optimistas, el sector tiene futuro, y ese pasa por darle valor añadido a nuestros productos», añadió González. Recordó que la comunidad cuenta con razas y variedades únicas y con hasta 36 figuras de calidad. «Estamos en un momento de incertidumbre, pero si sabemos jugar nuestras bazas podemos consolidar a Galicia como un referente en el ámbito agroalimentario», añadió.

«Nosotros estamos notando un cambio de actitud en el emprendimiento. Los jóvenes vienen y dicen: ‘‘Me gusta el estilo de vida que puedo llevar en el campo’’», afirmó Vázquez Gancedo. Clusaga nació «con el objetivo de colaborar y de dar herramientas a las empresas para ser más competitivas» y, en los últimos años, esta entidad ha comprobado que la industria es resiliente. Tanto, «que algunas empresas crecimos durante la pandemia».

 Buena gestión

También está convencido de que en Galicia «tenemos todos los mimbres» para triunfar, «ahora hay que saber gestionar todo ese ecosistema para sacar el mejor provecho». Puso de ejemplo Rías Baixas, una denominación que triunfa en todo el mundo con sus vinos «y ahora vemos cómo grupos de inversión están invirtiendo aquí. Eso tenemos que saber gestionarlo».

«Tenemos que trabajar para que nuestros productos lleguen a los mercados con mayor valor añadido», añadió el conselleiro. Porque no solo se debe hablar de sostenibilidad ambiental, también económica. Y para conseguir esta última, afirmó García, es preciso que los productores «teñan capacidade de negociación e que exista un observatorio de prezos que nos permita coñecer cales son os custes de produción». Hacer cumplir la ley de la cadena es uno de los retos que deberá afrontar el sector para poder convertirse en un referente en Europa.

Herramientas financieras para ser más eficientes y competitivos

Otro de los retos que tiene por delante el sector agroalimentario gallego es lograr una mayor competitividad, «porque tiene que ser un sector sostenible desde el punto de vista ambiental, pero también desde el económico y el social», añadió González. El Banco Santander cuenta con toda una serie de herramientas financieras que quieren ayudar a los agricultores y ganaderos a lograr esa mayor eficiencia. «Escuchamos a nuestros clientes para ayudarles a impulsar sus negocios y a conseguir sus retos», afirmó Lorena Ruiz.

La responsable de Negocio Agroalimentario del Banco Santander está convencida de que cualquier explotación tiene que tener esa triple sostenibilidad de la que hablaba el conselleiro, «y para conseguirla es preciso ser eficientes», añadió. Por eso, esta entidad cuenta con proyectos para ayudar a las empresas «a que sean más eficientes energéticamente. Lanzamos una línea para acompañar en esa reducción de costes de la luz». También, en el riego, «apoyando para que sea más eficiente y tengamos capacidad de producir alimentos con menos recursos». Y, por supuesto, respaldarán a agricultores y ganaderos en esa transición hacia la sostenibilidad. Trabajan, además, en estrecha colaboración con la consellería. «Somos el banco de referencia de Galicia en la financiación de este sector», señaló.

Según explicó posteriormente Rocío Pazo, directora territorial del banco en Galicia, la financiación que el Banco Santander aportó al sector agroalimentario gallego creció un 16 % en el último año. «Estamos intentando ofrecer otras maneras de financiar al sector agrario gallego y una de ellas es el fondo Agrosantander, 500 millones de euros para financiar proyectos de una forma más flexible y mejor adaptada a las necesidades del proyecto», explicó. Actualmente, hay 83 proyectos en estudio para que se les conceda esta financiación «y nuestra idea es que haya muchos más». Pazo destacó también el convenio firmado con Medio Rural para adelantar las ayudas de la PAC a los agricultores. «Hemos firmado el 50 % de todos los anticipos de la PAC que se han solicitado en Galicia», aclaró. La apuesta del banco por el sector agrario se ve también en sus oficinas. Siete de ellas ya cuentan con un espacio agro en exclusiva. «Queremos formar parte del futuro del sector y contribuir a su sostenibilidad. Para nosotros tiene mucha importancia el sector agroganadero, siempre nos tendrá a su lado», concluyó.