Patrocinado porPatrocinado por

El grupo Greenway proyecta en Friol una macroplanta de biocombustibles

la voz LUGO

SOSTENIBILIDAD

Recreación de la planta de biocombustible que se proyecta para Friol
Recreación de la planta de biocombustible que se proyecta para Friol GREENWAY BIOPROCESOS

Prevé invertir 62 millones de euros y cifra en 92 los empleos directos, y 65 los indirectos, que se generarán cuando esté en funcionamiento

09 mar 2022 . Actualizado a las 13:08 h.

El municipio de Friol albergará una de las tres plantas de biocombustibles que el grupo Greenway quiere construir y poner en marcha en Galicia, junto a los concellos de Xinzo de Limia y Agolada. El grupo, que ya ha presentado sus proyectos a la Xunta e iniciado los primeros trámites, ha diseñado para Friol una planta que supondrá una inversión de 62 millones de euros, generará 92 empleos directos y 62 indirectos, y se ubicará en una superficie de 120.000 metros cuadrados, de los cuales se construirá en unos 60.000 metros, siendo el resto zonas verdes. Estas parcelas están situadas a la altura del kilómetro 51,200 de la carretera CP-16-11, que une Friol con Begonte, con lo que la planta estaría bien conectada con la A-6.

La empresa espera surtirse de materias primas cercanas, como restos vegetales de todo tipo, purines de granjas extensivas e intensivas y cualquier otro residuo de biomasa natural de las explotaciones de la zona que pueda ser convertido en combustible.

Desde Greenway apuntan que cuando esté en funcionamiento la planta friolense se espera una producción anual de al menos 3.000 metros cúbicos de gas biometano, con entrada de un millón de toneladas de subproductos agrícolas y ganaderos al año. La empresa considera que en los concellos del entorno hay suficiente potencial de suministro de materia prima, «lo que permitirá a las zonas de implantación posicionarse como importantes productores de energía verde y minorar la dependencia energética por contar, en su propio territorio, con estas plantas productoras de diferentes tipos de biocombustibles y biofertilizantes».

Greenway Bioprocesos impulsa actualmente en varias zonas de España la construcción de varias plantas de producción de gas biometano y otros derivados (bio-GNL; hidrógeno verde; biofertilizantes…), a partir del procesado de subproductos de las industrias ganadera y agroalimentaria, y de determinados biocultivos a producir en las zonas donde se asientan.

Presentación ante Feijoo

El grupo confía en que sus proyectos de tres plantas en Galicia puedan salir adelante de la manera más ágil posible. El presidente de la compañía Greenway, Carlos Giménez, junto con Roberto Pacios, responsable de Brumagreen (delegación de Greenway en Galicia), y acompañados del alcalde de Friol, Jose Ángel Santos, presentaron este martes el proyecto al presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijoo, y al conselleiro de Economía, Empresa e Innovación, Francisco Conde López. Los directivos anunciaron que esperan presentar en abril todo el proyecto a la Xunta para que se emitan los correspondientes informes y poder así comenzar las obras lo antes posible.

Estos son los beneficios que traería su puesta en funcionamiento

Los directivos de Greenway señalan que en el caso de Friol, el proyecto, en términos generales, «tiene como principales características su gran circularidad, sostenibilidad y autosuficiencia energética, comprendiendo varias actuaciones interrelacionadas, que hacen de este un proyecto virtuoso desde las perspectivas medioambiental, social, laboral y económica, con un marcado interés estratégico para las zonas en las que se implanta».

Recreación de la planta de biocombustible que se proyecta para Friol
Recreación de la planta de biocombustible que se proyecta para Friol GREENWAY BIOPROCESOS

La elección de Friol no ha sido casual, ya que destacan la especial concentración de industrias ganaderas y agroalimentarias de la zona. Apuntan que, además, estas empresas necesitan adaptarse a las nuevas normativas reguladoras del adecuado tratamiento de sus residuos orgánicos. E incluso podrían incrementar su competitividad gracias a la producción de biocombustibles, «que contribuirán a sustituir a los combustibles de origen fósil, y a disminuir la dependencia energética del exterior».

Explican que la producción de biofertilizantes es el futuro de la agricultura, «porque mejoran a los fertilizantes químicos y los problemas que derivan de su aplicación, como la saturación de nitratos en las tierras o la contaminación de acuífero». También apuntan que en las zonas de implantación, «se puede potenciar un determinado volumen de agricultura para la producción de biocultivos, cuyas características serán la sostenibilidad, estabilidad y equidad». Por todos estos factores, indican que la planta de Friol crearía empleo directo e indirecto de calidad, «incluyendo ello la fijación de habitantes en entornos rurales con especial riesgo de despoblación».