Patrocinado porPatrocinado por

Bruselas denuncia a España ante el Tribunal de Justicia de la UE por no proteger sus aguas de la contaminación por nitratos

Somos Agro REDACCIÓN

SOSTENIBILIDAD

SINDO MARTINEZ

Transición Ecológica dice que el Gobierno actualizará en las próximas semanas el decreto que regula esos contaminantes, pero recuerda que la ejecución y control de esas medidas es competencia de las comunidades

08 dic 2021 . Actualizado a las 13:07 h.

España ha recibido un nuevo tirón de orejas de Bruselas. Lo ha hecho, además, por un asunto por el que ya le había abierto un expediente de infracción en el 2018 al remitirle una carta en la que le demandaba información sobre cómo estaba controlando la contaminación por nitratos procedentes de fuentes agrarias en sus aguas. Pero ahora el asunto no se queda en una mera advertencia, ya que la Comisión Europea ha emitido este jueves un comunicado en el que expone que ha decidido llevar a España ante el Tribunal de Justicia de la UE «por la deficiente aplicación de la directiva de nitratos». Además, recuerda al Gobierno español que debería «revisar y seguir designando zonas vulnerables a los nitratos en siete regiones». Entre ellas está Galicia, una comunidad que ahora no tiene marcada ninguna zona vulnerable a contaminación por nitratos en el mapa del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico.

Desde el Ministerio de Transición Ecológica no han tardado de responder a la advertencia de Bruselas. Como recoge Europa Press, el Gobierno prevé aprobar en las próximas semanas una actualización del real decreto de nitratos, de febrero de 1996, que traspone al derecho española la directiva de nitratos, de 1991. De todas formas, el departamento que dirige Teresa Rivera aclara su competencia solo es la de regular porque la ejecución y el control de estas medidas corresponde a las comunidades autónomas.

Fuentes del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico han señalado que esta es una de las medidas que tiene previstas después de que este jueves, 2 de diciembre el Consejo de Comisarios haya notificado a España que la respuesta que remitió al dictamen motivado no es justificativa y, por tanto, remitirá el caso al Tribunal Superior de Justicia de la Unión Europea (TJUE).

No es la primera vez que la Comisión Europea advierte a España de su incumplimiento. Porque tras haberle remitido aquella carta en el 2018, donde decía que «no estaba controlando sus aguas de manera efectiva, comprometiendo su capacidad para revisar las zonas vulnerables a los nitratos y evaluar la eficacia de los programas de acción, limitando así la eficacia de la legislación», en junio del 2020 mandó un dictamen motivado donde volvía a pedir un cambio de rumbo en la gestión que estaba haciendo del asunto, pero el problema parece que no se resolvió. En el dictamen de entonces decía el Ejecutivo comunitario que «a pesar de algunos avances, España debe garantizar la estabilidad de la red de control de los nitratos, revisar las zonas vulnerables a los nitratos (ZVN) y designar zonas nuevas en varias regiones, incluir todos los elementos obligatorios necesarios en los programas de acción contra los nitratos de varias regiones y adoptar medidas adicionales o acciones reforzadas para alcanzar los objetivos de la directiva en varias regiones».

Eso es lo que le vuelve a recordar ahora el organismo europeo. Además, dice que e debería «revisar y seguir designando zonas vulnerables a los nitratos en siete regiones (Castilla y León, Extremadura, Galicia, Baleares, Canarias, Madrid y Comunidad Valenciana), incluir todos los elementos obligatorios necesarios en los programas de acción de cinco regiones (Aragón, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Extremadura y Madrid) y adoptar medidas adicionales en las cuatro regiones en las que las medidas establecidas han resultado insuficientes para alcanzar los objetivos de la Directiva sobre nitratos (Aragón, Castilla-La Mancha, Castilla y León y Murcia)». 

Bruselas sostiene que la directiva sobre nitratos, como recoge Europa Press, es una de las «piedras angulares» de la legislación de la Unión Europea que afecta a las aguas y ha sido diseñada para reducir la contaminación por nitratos de origen agrario y actuar preventivamente contra nuevos riesgos de contaminación. De acuerdo a esta norma, los Estados miembro tienen la obligación de controlar sus aguas e identificar cuáles están contaminadas o podrían estarlo en el futuro por nitratos procedentes de fuentes agrarias.

Las autoridades también están sujetas a la obligación de calificar las superficies cuya escorrentía fluya hacia esas aguas como zonas vulnerables a los nitratos y a establecer programas de acción adecuados para prevenir y reducir la contaminación por esa causa. Según un reciente informe publicado por la Comisión Europea el pasado octubre, España se encuentra en el grupo de países de la Unión Europea con la peor calidad del agua en su territorio y con un «problema sistémico» para gestionar la contaminación causada por los nutrientes procedentes de la actividad agraria.

El documento indica que «algunos Estados miembros deben adoptar medidas adicionales urgentes» para lograr los objetivos establecidos en la directiva de nitratos y apunta en particular a España, Bélgica, República Checa, Luxemburgo, Países Bajos y Alemania, por ser los que están «más lejos» de estas metas.