Patrocinado por

Los GDR aceleran el paso

MIRIAM GARCÍA ROCA / m. c. REDACCIÓN / LA VOZ

SOSTENIBILIDAD

Los grupos de desenvolvemento rural tiene el reto de desarrollar estrategias que realmente funcionen a la hora de crear empleo y asentar población

31 ago 2021 . Actualizado a las 21:14 h.

Cuando el turismo rural comenzó a eclosionar en Galicia, allá a principios de los noventa, en el campo comenzaron también a sonar unas siglas, las de los GDR o Grupos de Desenvolvemento Rural, unas entidades cuya función es la de gestionar los fondos europeos del programa Leader. Y no era casualidad. Porque el Leader I, que centró su estrategia para asentar población en las aldeas en el desarrollo de ese tipo de turismo del que Galicia todavía era virgen, estuvo vigente entre 1989 y 1994. Ahora, más de treinta años después, los GDR continúan funcionando, pero han empezado a acelerar el paso para convertirse, como explicó el conselleiro de Medio Rural, José González, este martes «nos nosos ollos no rural». Esa definición la lanzó en el acto de creación de la Mesa de Coordinación de los 24 GDR de Galicia, un grupo de trabajo que se reunirá de forma trimestral para priorizar la coordinación y transversalidade entre esos colectivo que agrupan a representantes de los diferentes sectores presentes en sus respectivos territorios.

Porque su objetivo ha pasado a ser mucho más ambicioso al tratar de identificar aquellas estrategias capaces de hacer frente a los retos de futuro de los entornos rurales en Galicia para que esa pescadilla que es la falta de empleo u oportunidades que frenan el asentamiento de la población en el rural deje de morderse la cola.

Por esa razón, para el subdirector de la Axencia Galega de Desenvolvemento Rural para las relaciones con los GDR, Moisés Blanco, el futuro de estos grupos pasa por crear estrategias de calidad que sean ambiciosas a la hora de dar ese vuelco que precisa el rural: «Queremos poder movilizar a un número más grande de personas relacionadas con los grupos de acción local, sobre todo teniendo en cuenta la nueva realidad social que ha surgido en el entorno rural tras el covid-19». Precisamente para que los GDR elaboren esas estrategias de calidad de las que habla Blanco, Agader dedicará un presupuesto de 900.000 euros para el período 2023-2027. Esa cantidad que se repartirá entre los 24 GDR de Galicia triplica, como explicó hace unas semanas en el Parlamento la directora general de Agader, Inés Santé. Ese empujón financiero al diseño de proyectos va en línea con la idea de aumentar su funcionalidad para consolidarlos como una especie de altavoces que hagan llegar a la Administración lo que realmente se necesita a pie de campo. Porque los proyectos que luego sean beneficiarios de los fondos europeos han de ser un motor que haga funcionar esas estrategias, una pieza que no se atasque ni quede oculta en unos años bajo la maleza.