Patrocinado por

Bustelo de Fisteus, una «aldea modelo» orientada hacia el oleoturismo

Francisco Albo
francisco albo QUIROGA / LA VOZ

SOSTENIBILIDAD

Una vista aérea tomada con un dron muestra una gran parte de los terrenos que fueron desbrozados durante las últimas semanas en el entorno de la aldea de Bustelo de Fisteus
Una vista aérea tomada con un dron muestra una gran parte de los terrenos que fueron desbrozados durante las últimas semanas en el entorno de la aldea de Bustelo de Fisteus CARLOS RUEDA

Un núcleo de Quiroga recién liberado de la maleza apuesta por nuevas actividades como la creación de un alojamiento con ocho apartamentos en varias casas restauradas

12 ago 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

En la localidad de Bustelo de Fisteus, en el municipio de Quiroga, acaban de terminar los trabajos de desbroce de terrenos que se han llevado a cabo dentro del plan de las denominadas «aldeas modelo», promovido por la Consellería de Medio Rural, al que este núcleo se adhirió a finales del pasado mayo. Con esta actuación se ha recuperado una superficie de 14,15 hectáreas de terreno que antes estaba sin uso y cubierta de vegetación silvestre. La intervención -como en las demás «aldeas modelo»- tiene el objetivo de reducir el riesgo de incendios forestales y a la vez dar nuevos usos a las tierras abandonadas.

La superficie desbrozada en el entorno de la aldea comprende 269 parcelas pertenecientes a 38 propietarios que serán incorporadas al Banco de Terras de Galicia. Sus titulares podrán explotar directamente estos terrenos o bien cederlos en alquiler para usos agrícolas o ganaderos.

 Proyecto en marcha

Además de la nueva utilización que se le puedan dar ahora a estos terrenos, en Bustelo de Fisteus está en marcha un proyecto de turismo rural que pretende aprovechar la nueva cara que ofrece la localidad. Uno de los propietarios de las tierras recuperadas, Leo Chamorro, tiene previsto crear un alojamiento turístico que comprenderá ocho apartamentos. «Ahora estamos diseñando el alojamiento, que se instalará en varias casas de la aldea que serán restauradas», explica. «Nuestra idea es que el negocio pueda empezar a funcionar dentro de un año», añade.