Patrocinado por

Galicia quiere un ecoesquema vinculado a la prevención de incendios forestales

Maruxa Alfonso Laya
M. Alfonso REDACCIÓN / LA VOZ

SOSTENIBILIDAD

Raquel Manzanares

Las comunidades de la cornisa Cantábrica analizarán la propuesta del ministerio y reclamarán que tenga en cuenta las necesidades de la España húmeda

22 jul 2021 . Actualizado a las 09:20 h.

Galicia, Asturias, Cantabria y el País Vasco, es decir, las comunidades de la cornisa Cantábrica, analizarán en detalle la propuesta de ecoesquemas que va a presentar en breve el Gobierno central y presentarán las alegaciones que consideren oportunas para defender los intereses de sus agricultores y ganaderos y para garantizar que estas ayudas ambientales incluyan las particularidades de la España húmeda. Entre otras cuestiones, la Consellería do Medio Rural, reclama un ecoesquema vinculado a la prevención de incendios forestales. Estas son las principales conclusiones que se pueden extraer del encuentro por videoconferencia que mantuvieron las comunidades con el secretario general de Agricultura, Fernando Mirnada, sobre la arquitectura ambiental del plan estratégico de la PAC. 

En esa reunión participó también una delegación gallega, encabezada por el secretario general técnico de la Consellería do Medio Rural, Nicolás Vázquez. Este hizo un balance positivo del encuentro, en cuanto a que el ministerio se comprometió a presentar su propuesta a las comunidades y se mostró receptivo y colaborador con respecto a las demandas de la cornisa Cantábrica. Estas cuatro autonomías piden, entre otras cosas, la inclusión de nuevos ecoesquemas adicionales a los ya propuestos por el ministerio y que sean más adecuados para la España húmeda.

En concreto, Medio Rural reclama que se introduzca, de forma transversal, un complemento vinculado a la prevención de incendios, que se extienda el complemento previsto para las superficies en Red Natura a aquellas zonas con limitaciones naturales y que se modulen las ayudas por estratos de tamaño. Y es que Galicia considera que los ecoesquemas que se van a incluir en la nueva PAC no pueden ser exigencias adicionales para los agricultores y ganaderos, que en el caso gallego ya están haciendo una custodia del territorio por la vía del cultivo de su base territorial. Lo hacen. además, para luchar contra el abandono, que es uno de los grandes retos que afronta el campo gallego. Por eso la consellería defiende que el diseño español tiene que recoger ecoesquemas que se adapten a los sistemas productivos característicos de la cornisa Cantábrica.  

La postura del ministerio

Por su parte, Miranda señaló que se está trabajando con las comunidades autónomas en la definición de ecoesquemas que «sean accesibles a todos los agricultores y ganaderos, y que cada explotación tenga alguno a su disposición». Considera que los ecoesquemas deben servir para desarrollar una serie de prácticas voluntarias que contribuyan a preservar el medio ambiente, la biodiversidad y a luchar contra el cambio climático. «Queremos consensuar un diseño que se adapte a las características de nuestras explotaciones, que sea beneficioso para el medio ambiente y que pueda tener una alta acogida, tanto por el impacto que ello supondrá en el mantenimiento de las rentas de las explotaciones, como por su benefició ambiental», aseguró. Las comunidades autónomas tendrán la posibilidad de complementar la ayuda de los ecoesquemas con las medidas agroambientales del segundo pilar.