Patrocinado por

Galicia e Irlanda ponen el foco en las turberas de la serra de O Xistral

Xosé María Palacios Muruais
XOSÉ MARÍA PALACIOS VILALBA / LA VOZ

SOSTENIBILIDAD

Zonas de O Xistral entraron en la Red Natura, con lo que quedaron fuera de la instalación de parques eólicos
Zonas de O Xistral entraron en la Red Natura, con lo que quedaron fuera de la instalación de parques eólicos Óscar Cela

El campus de Lugo participa con instituciones de la isla europea en el programa Life IP-PAF Wild Atlantic Nature encargado de evaluar el impacto de actividades como  la ganadería en la zona

30 may 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Pensar globalmente y actuar localmente es una expresión muy asociada con actitudes y actuaciones relacionadas generalmente con el medio ambiente. Más allá de abstracciones, hay posibilidad de usarlas en lugares concretos y en momentos determinados, como ocurre actualmente en la Serra do Xistral. Ese espacio, que se reparte entre el norte de la Terra Chá y el sur de A Mariña, forma parte de un proyecto internacional en el que uno de los rasgos naturales más apreciados de la zona, las turberas de cobertor, se evalúan y se estudian con fondos europeos.

Life IP-PAF Wild Atlantic Nature es el nombre del programa en el que el Instituto de Biodiversidade Agraria e Desenvolvemento Rural (Ibader), centro perteneciente al campus de Lugo, interviene con diversos organismos de Irlanda. Que Galicia e Irlanda compartan el estudio se explica por ser ambos dos territorios de la Europa atlántica en la que las turberas son expresión de la riqueza natural y de la biodiversidad.

El trabajo debería haber empezado ya el año pasado, pero las restricciones derivadas de la pandemia retrasaron el inicio hasta hace unas semanas. La actividad durará hasta el 2028. Pablo Ramil, profesor del Campus Terra (USC) y director del Ibader, explica que el estudio servirá como chequeo de la salud ambiental de la zona. Ramil afirma que el incremento de la carga ganadera o la apertura de pistas han sido actuaciones dañinas para las turberas, que, por otro lado, también se han visto beneficiadas de otras decisiones.

La inclusión de parte de O Xistral en la Red Natura ha dejado los terrenos con turberas fuera de los parques eólicos, precisa Ramil, que no por ello deja de preocuparse: «Eso, por sí solo, no basta. Hay amenazas», dice. La instalación de aerogeneradores fue notable, sobre todo en los primeros años de este siglo, en algunos municipios de la zona (Muras, Ourol, O Valadouro y Abadín).

El director del Ibader anuncia que será necesario atender al impacto de la carga ganadera o de la construcción de pistas en la zona, sin olvidar, dice, que el cambio climático es una cuestión que debe tenerse en cuenta. En cambio, agrega, la extracción de turba es mucho menor en Galicia que en Irlanda. Lo que se parece necesitar más bien es un análisis global. «Veremos qué hace falta y cómo compaginarlo todo», asegura. Las soluciones se concretarán sobre el terreno, dice.

Precedentes no faltan, pues en anteriores convocatorias del programa Life se hicieron estudios sobre la riqueza natural de la zona. Ramil cree que a la Serra do Xistral aún le falta difusión, aunque se trata, en su opinión, de un asunto de alcance general. «El patrimonio natural, socialmente, tiene menos valor que el cultural», opina.

Superficie.

Las turberas de cobertor se distribuyen sobre todo en la Europa occidental: en Irlanda hay 47.100 kilómetros cuadrados, y en España, 9.000.

Financiación.

El proyecto Life IP-PAF Wild Atlantic Nature tiene un presupuesto total de 20,6 millones de euros; los fondos europeos suponen el 60 % del total.