La Xunta solicita fondos europeos para la creación de 12 polos de emprendimiento en el rural

Calcula que la inversión necesaria hasta el 2025 asciende a 155,5 millones de euros


Redacción / La Voz

Uno de los grandes retos que tiene Galicia en la próxima década es frenar el continuo declive del rural. A los problemas demográficos que arrastra la comunidad, una de las más envejecidas de Europa, se suma la falta de oportunidades. La actividad económica se sigue concentrando en las grandes urbes costeras, a pesar del enorme potencial que ofrecen los pequeños pueblos y aldeas: bancos de tierra, naves industriales disponibles, bajos a buen precio y terreno para que nuevas familias y emprendedores se asienten. El teletrabajo y el despliegue del 5G abre una última ventana de oportunidad para revitalizar el rural. La única barrera para conseguirlo es la de siempre: el dinero. 

Por eso la Xunta de Galicia ha decidido incluir en la candidatura gallega a los fondos europeos del programa Next Generation EU un plan apadrinado por la Consellería de Emprego e Igualdade que proyecta la creación de 12 polos de emprendimiento en el rural hasta el año 2025. Según sus cálculos, se necesitaría una inversión de 155,5 millones de euros para poner en marcha la iniciativa que permitiría desarrollar unos 800 proyectos de proximidad y formar a 3.200 personas en labores de emprendimiento, desde cómo poner en marcha un negocio hasta asesoramiento sobre trámites y análisis de mercado. «A Xunta apoiará a posta en marcha dos proxectos empresariais con programas de formación e asesoramento e con axudas destinadas a financiar os novos negocios», asegura el Ejecutivo autonómico, que todavía no ha dado coordenadas de dónde se ubicarán esas 12 zonas socioeconómicas en las que se dividirá la comunidad. 

Una de las herramientas que quiere utilizar la Consellería es la activación de un «sistema de intelixencia económica do rural» que permitiría identificar periódicamente las actividades económicas con más potencial y, por otro lado, las ayudas públicas que pueden contribuir a acelerar la puesta en marcha de iniciativas nuevas. ¿Quién estará a cargo de esa labor para identificar nichos con potencial en el rural? Agentes de desarrollo rural y técnicos de empleo que analizarán los distintos territorios y se encargarán también de hacer una relación de los recursos disponibles: desde esos bancos de tierra disponibles hasta espacios como naves industriales, oficinas o bajos que podrían tener una segunda vida. «Do que se trata é da xeración de emprego de calidade estable no rural, partindo da mellora dos modelos de negocio para orientalos ao mercado e de estudar a implantación de actividades axeitadas a cada contorna», explica la Xunta. 

Erasmus rural

Otro área de actuación tiene que ver con la innovación, crucial para la supervivencia del rural. Por eso el Gobierno autonómico ha propuesto crear una pasarela que ponga en contacto a los emprendedores con centros tecnológicos y universidades. Cada uno de los 12 polos recibirá transferencias tecnológicas que los emprendedores podrán aprovechar para modernizar sus negocios y hacerlos más competitivos. Los marcos de colaboración se harán con los campus de Ourense, Lugo, Ferrol y Pontevedra, por su orientación más enfocada al rural. Según explica el Ejecutivo autonómico, su intención es promover también el «Erasmus rural», para que las micropymes y los autónomos incorporen estos perfiles profesionales y contribuya a atraer población joven a los núcleos rurales en declive.  

Galicia toca a la puerta del fondo europeo para atraer población a las aldeas

María Cedrón

Quiere usar la tecnología para generar nuevos negocios y mejorar servicios

Galicia tiene un problema de desequilibrio territorial porque concentra cada vez más población y actividad económica en un espacio que poco a poco también se va reduciendo. El problema es que esa polarización provoca un incremento del coste per cápita de la prestación de servicios a los habitantes de las zonas más despobladas que, en muchos casos, compromete su viabilidad. Y cuanto más lejos está el médico o el supermercado, menor es el porcentaje de gente que quiere poner una pica en un campo donde cada vez hay más tierra infrautilizada. Para dar un giro de 180 grados a este escenario, la Consellería de Medio Rural ha decidido tocar a la puerta del fondo europeo de recuperación presentando un proyecto para crear en el horizonte del 2026 un centenar de aldeas inteligentes que se conviertan en un polo de atracción poblacional. Su desarrollo, según los cálculos de ese departamento de la Xunta, costaría unos 66,5 millones de euros. Esa es precisamente la cantidad del fondo europeo que ha pedido al Gobierno central para poder llevar a cabo una iniciativa que toma como base las aldeas modelo que recoge la nueva Lei de Recuperación de Terra Abandonada de Galicia. Porque, como explican desde Medio Rural, la fórmula se ajusta al proyecto de Smart Villages lanzado por la Comisión Europea en el 2017.

Seguir leyendo

Newsletter Somosagro

Recibe todas las semanas la información más relevante del sector primario

Votación
4 votos
Comentarios

La Xunta solicita fondos europeos para la creación de 12 polos de emprendimiento en el rural