Patrocinado por

Quiero emprender en una aldea modelo, ¿qué producciones son las más recomendables?

Somos Agro REDACCIÓN

SOSTENIBILIDAD

XUNTA

Hasta el 30 de marzo, cualquier interesado en acceder a parcelas para iniciar una actividad en ocho aldeas de Ourense y Lugo puede consultar o añadir sugerencias a las guías de usos sugeridos por la Administración en base a parámetros económicos, sociales o medioambientales

17 mar 2021 . Actualizado a las 14:05 h.

La pandemia provocada por el coronavirus covid-19 que irrumpió en nuestras vida hace un año hizo que muchas personas que habían abandonado el campo o la actividad agrícola volvieran a poner la mirada en un sector clave para garantizar la soberanía alimentaria, sobre todo en tiempos de crisis. La puesta en marcha de aldeas modelo en diferentes puntos de la comunidad allana a muchas de esas personas el camino para poder regresar a la aldea, al tiempo que cumple la función indispensable de recuperar tierra abandonada y proteger los núcleos habitados del fuego. Para echar una mano a aquellos que quieran emprender en el campo y, además, quieran hacerlo en alguna de esas aldeas modelo, la Consellería de Medio Rural ha sacado a consulta pública unas guías de ordenación productiva con los usos más adecuados para cada una de ellas. Las guías (pueden consultarse aquí) no están hechas al azar, ya que tienen en cuenta parámetros como la media de días de lluvia o las jornadas en que uno pueden encontrarse con la helada.  Aquellas personas que estén interesadas en emprender pueden presentar hasta el día 30 de este mes sus sugerencias a unas guías que marcan la pauta para que todos salgan ganando. 

¿Cuáles son las aldeas modelo a las que hacen referencia estas guías?

Moreda, en Folgoso do Courel; Xacebáns, en Quintela de Leirado; Infesta, en Monterrei; Muimenta, en Carballeda de Avia; Penedo, en Boborás; Trelle, en Toén; Reboredo, en O Pereiro de Aguiar, y Meixide, en A Veiga.

¿Qué indican estas guías?

 Las guías son documentos técnicos que pretenden orientar sobre los usos productivos que mejor se adaptan a las características de las parcelas de la zona en la que están ubicadas cada una de estas aldeas modelo. Y no únicamente desde un punto de vista económico, también desde la óptica ambiental, social y técnica. De ahí que las guías marquen unos usos preferentes a los que se unen otros que podrían darse de forma secundaria complementaria. Esas bases de referencia también muestran los plazos o precios establecidos para cada parcela en función de su uso. Además describen las actuaciones que sería preciso llevar a cabo sobre el terreno para poner en marcha cada una de esas producciones.