La pandemia dispara la demanda de casas para emprender en el rural

Cada vez hay más compradores que reservan viviendas online sin haberlas visitado


redacción

¿Es este un momento de brotes verdes en la repoblación del medio rural? Todavía es muy pronto para asegurar nada, pero los últimos meses han marcado un cambio de tendencia dentro del sector inmobiliario especializado en las viviendas ubicadas en el medio rural. Mientras antes los principales clientes eran extranjeros, ahora cada vez son más los españoles que quieren comprar una propiedad en el campo. Su perfil: cada vez más jóvenes. Algunos con ganas de emprender recién graduados con ganas de emprender una actividad económica en el campo. Otros, trabajadores liberales que quieren dar un giro a su vida para empezar de nuevo lejos de la ciudad. Otra cosa es que luego esos proyectos acaben prendiendo porque, como han repetido muchas veces los que viven del rural, «una cosa es pasar unas vacaciones en una aldea, pero otra bien distinta es vivir de la actividad agroganadera o turística en el medio rural».

Esa demanda ha traído de la mano otro fenómeno asociado. Es que cada vez son más las propiedades producto de una herencia que comienzan a salir al mercado. Pero aún hay otra novedad: No vienen a ver las propiedades antes de decidirse y hacen muchas reservas online.

«Antes de la pandemia, un 80 % de nuestros clientes eran extranjeros, ahora en torno a 65 % son españoles», explica Rosa Costoya, de Galician Rustic Homes. Con todo, añade, continúa recibiendo llamadas de Irlanda, Estados Unidos o Argentina interesándose por distintas propiedades.

Aunque el porcentaje no es tan elevado como en su caso, desde Aldeas Abandonadas también dicen estar «bastante colapsados» por el repunte de demanda y, sobre la procedencia de los que se interesan por venir, apuntan que «sobre un 35 % son nacionales. Antes no había tantos».

El nuevo perfil que han visto florecer desde esta agencia es el de gente más joven que acaba de terminar la carrera y quiere montar un negocio en el campo: «Muchos buscan abrir algo de cercanía, distribuir esos productos de proximidad», explican.

«No vienen a ver la propiedad, se fían e incluso hay quien hace los contratos de arras a distancia»

El movimiento es tal que muchos de los futuros compradores no viajan antes para la ver la propiedad, optando por hacer las reservas por Internet. «No vienen a ver la propiedad, se fían e incluso hacen los contratos de arras a distancia. Eso ocurre en el caso de muchos con extranjeros que durante este tiempo no han podido volar», comenta Rosa.

Lo mismo ocurre en Aldeas Abandonadas, agencia en la que dicen que en estos momentos tienen pendientes de formalizar varias operaciones de las que entorno a un 36 % son de interesados de distintos puntos de España. No dan abasto.

Desde propiedades para restaurar a joyas de valor histórico

Las propiedades que pueden encontrarse en las zonas rurales de Galicia son de lo más variado. El despoblamiento ha provocado que en muchas de las aldeas donde otrora rebosaban humanidad, ahora no haya más que casas en ruinas. Pero esas viviendas son una gran oportunidad para muchos.

Ejemplos hay muchos. Desde casas con terreno que no llegan a los 30.000 euros a una aldea para restaurar en la provincia de Lugo con media docena de casas, dos hórreos, una bodega y un pajar por 84.775 euros que aparece ofertada en la inmobiliaria Aldeas Abandonadas.

Pero para quienes no quieran embarcarse en la dura tarea de restaurar, también hay propiedades para entrar a vivir a precios bastante razonables. Galician Rustic Homes ofrece en As Somozas una propiedad de indianos propia de la zona con dos casas (una de piedra reformada y la otra construida en 1950) por 173.000 euros. Viene con muebles. Todo es cuestión de mirar o preguntar.

Newsletter Somosagro

Recibe todas las semanas la información más relevante del sector primario

Votación
2 votos
Comentarios

La pandemia dispara la demanda de casas para emprender en el rural