Las avispas velutinas se siguen acercando aún más a las casas

Empresas del sector detectan en A Mariña más nidos primarios en áreas urbanas
y rurales, y logran atrapar más reinas


viveiro / la voz

Los humanos nos confinamos y las avispas velutinas avanzan. En A Mariña, una de las comarcas gallegas donde en 2012 ya se lanzaron las primeras alertas por la presencia de las avispas asiáticas, expertos, vecinos y apicultores constatan estos días la proliferación de nidos primarios en zonas próximas a casas, bodegas, garajes, cubiertas de uralita, cabañas de leña..., tanto en zonas urbanas como rurales, con los consiguientes riesgos.

Especialistas que trabajan sobre el terreno, como el viveirense José María Vázquez, promotor de Serpa —una empresa especializada en la extinción de avispas asiáticas creada en 2014 y con franquicias en varias comunidades—, analiza cuáles pueden ser los motivos: «Ao estar todos confinados, a xente non vai ás fincas, non pasea polos prados nen polos montes, e elas acércanse máis a zonas poboadas. Constatamos isto en Galicia, pero compañeiros nosos tamén o están detectando en Asturias, Cantabria...». Vázquez apela a la colaboración vecinal para colocar más trampas y evitar así una expansión de la plaga que puede derivar en un año complicado, incluso peor que el 2015: «Colocar trampas, incluso caseiras, nos xardíns ou nas hortas é unha autoprotección».

Serpa, una firma contratada en varios concellos del norte de la provincia de Lugo, ha intensificado el trampeo que realizan en estas fechas y creen que la colaboración ciudadana será fundamental. Además de un mayor número de nidos primarios, también están contabilizando más capturas de ejemplares de reinas en los trampeos. «Hai máis raíñas que, polas circunstancias actuais, están prosperando. Ademais de boas condicións de temperatura, ao haber restrición de movementos hai máis tranquilidade, menos contaminación... Mira, nunha trampa colocada preto dun colexio atopabamos antes unha ou dúas raíñas, e o outro día fomos e collemos 39», explica Vázquez: «En días pasados retiramos de forma voluntaria dun noiro de 150 metros en Xove nove niños coas súas raíñas».

Prueba de la preocupación del avance de la plaga durante estas semanas es que más concellos han reclamado los servicios de Serpa. El de Ourol ha sido el último en sumarse en días pasados.

Solo en las primeras recogidas que ha realizado la empresa, en el ayuntamiento de Viveiro ha retirado en un mes 776 velutinas reinas y en una quincena ha capturado 188 en Muras, 101 en Burela, 109 en Foz, 303 en Xove y 322 en O Valadouro, donde desde que comenzó el confinamiento también se pidió la colaboración ciudadana para colocar trampas. Los esfuerzos realizados en los últimos años por este Ayuntamiento, con gran tradición apícola, le permitieron convertirse en 2018 en un municipio casi libre de esta plaga.

Newsletter Somosagro

Recibe todas las semanas la información más relevante del sector primario

Votación
6 votos
Comentarios

Las avispas velutinas se siguen acercando aún más a las casas