Formación, innovación y cooperación, las fórmulas para mantener vivo el campo

Profesionales del sector agrario hablan de cómo la PAC puede ayudar a superar los nuevos retos a los que se enfrenta el rural


redacción

El mundo rural está en pleno cambio. Desde la forma de entender los modos de producción, que cada vez han de ser más respetuosos con el medio ambiente, hasta las fórmulas de gestión para hacer las explotaciones viables o las iniciativas que han de ponerse en marcha para mantener ese medio vivo a través del emprendimiento. Porque el mundo rural y urbano han de constituir un espacio integrado, en el que exista una interdependencia entre las distintas actividades que se desarrollen en él. En ese nuevo escenario juega un papel fundamental la política agraria común (PAC), sobre todo a la hora de promover iniciativas que transmitan la función social y ambiental de la agricultura en los distintos países de Europa.

De eso, y de cómo una formación que combine los conocimientos técnicos con los sociales es uno de los pilares sobre los que ha de asentarse el cambio en el campo, hablaron el director del Centro de Promoción Rural Efa Fonteboa de Coristanco, Luis García; el presidente de la Cooperativa Agraria Provincial que ha puesto en marcha proyectos como Bico de Xeado, José María Calo; el estudiante de ciclo formativo de grado superior de Ganadería y Asistencia en Sanidad Animal, Raúl Varela, y la propietaria de Mamá Teresa Doces Artesanais, Andrea González.

«Hay que formar para aprender a entender el territorio. Rural y urbano han de ser un espacio integrado»

Lo hicieron en un desayuno moderado por la periodista de Radio Voz María Meizoso celebrado en el Museo de La Voz en el marco del programa Disfruta del Rural. La iniciativa puesta en marcha por Unións Agrarias, en colaboración con La Voz de Galicia y cofinanciado por la Unión Europea, se lleva a cabo en varias comunidades españolas para dar a conocer el papel que juega la política agraria común a la hora de encarar los nuevos retos a los que se enfrenta la agricultura. Sobre todo ahora que la sostenibilidad y la defensa del medio ambiente marcan la hoja de ruta.

La puesta en marcha de iniciativas que vayan más allá de la mera producción y den valor añadido a las materias primas es una de las vías de futuro. De ahí la importancia de la formación que, como explicó Luis García, ha de superar aquel modelo de los años 70 centrado únicamente en la capacitación agraria para «formar pensando en el territorio porque hay que superar la dicotomía entre espacio rural y urbano. Ambos han de ser un espacio integrado».

«Hai aldeas non cultivadas que poden ser unha solución para a xente nova que quere emprender»

Solo de ese modo podrán superarse los hándicaps que plantea la vida en el rural. «Hay que enseñar a aprender», defendió, al tiempo que hizo hincapié en la importancia de salir del aula para pisar el terreno y ver cómo se trabaja tanto en explotaciones del entorno como en otros países de la UE.

Porque una de las carencias que todavía se observan en el campo gallego, como coincidieron los cuatro ponentes, es hacer gestión empresarial en las explotaciones para hacerlas más competitivas. No solo eso. También abogaron por promover la colaboración y la interdependencia entre las distintas actividades que se desarrollan en el entorno. «Non é comercializar o producto e xa está. ¿Por qué non che podo preguntar a ti qué tipo de materia prima queres? E en base a iso podo aplicar unha xenética ou unha alimentación determinada», comentó Calo.

«Temos que ter a vontade de reactivar o tecido social do campo. Hai que aproveitar todo ese potencial»

Aunque son cada vez más los ganaderos que enfocan su negocio en esa línea, Calo recordó uno de los grandes retos que han de enfrentar para poder crecer: el acceso a la tierra. «Producimos o 40 % do leite que se consume en España, pero ás veces faltan condicións que o favorezan como o acceso á terra. Hoxe hai aldeas que non están cultivadas que poderían resultar unha solución para a xente nova que se quere quedar. O futuro está na xente nova», apunta un hombre en cuya cooperativa la media de edad es de 29 años.

Lo hace mirando a Raúl Varela, un joven que desde pequeño quiso quedarse en el campo, en la granja láctea que puso en marcha su padre en 1999, pero dándole un impulso que no solo la mantenga a flote, que la proyecte también al futuro. Aún está formándose, pero la experiencia adquirida a pie de campo en estancias realizadas en Francia e Irlanda le han servido para saber por dónde hay que ir para tener futuro. «En Francia, onde hai moito terreno aprendín cómo se pode producir doutra maneira (...) en Irlanda chamoume a atención os baixos custes de producción», comentó.

Raúl habló también a su generación y las que todavía sostienen al sector en Galicia a «abrir os ollos ao futuro». Eso pasa, como apuntó Andrea, por «aproveitar o potencial que implica a nosa forma de ser, de traballar e de entender a terra».

Porque como añadió esta joven emprendedora de Arzúa, que además de un obrador de pastas artesanales puso en marcha una academia para llevar servicios habituales de las áreas urbanas al medio rural porque quería vivir en él, «a innovación non está reñida coa vontade de reactivar o tecido social. Hai que dar solucións aproveitando todo ese potencial».

«No rural hai bastante futuro (...) Temos que asegurar unha boa estructura gandeira e ser rendibles»

Durante el desayuno también se puso de manifiesto la importancia de romper, de una vez por todas, con esa idea errónea que durante años lleva asociando el éxito al éxodo rural. «Esa es una foto fija que quedó ahí —dice Luis—, pero que hay que desterrar. Hay que potenciar el espacio rural-urbano. Puedes vivir en Arzúa y tener tu vida social en Santiago». En todo ese giro que está dando el sector primario continúa jugando un papel fundamental la PAC, que enfrenta ahora un nuevo escenario de cara al período 2021-2027: Promover la función social y medioambiental de la agricultura. Y dar a conocer su papel a toda la sociedad.

Newsletter Somosagro

Recibe todas las semanas la información más relevante del sector primario

Votación
4 votos
Comentarios

Formación, innovación y cooperación, las fórmulas para mantener vivo el campo