Arranca la recogida de la «golosina más natural»

Los apicultores de la costa inauguran la campaña más madrugadora de la Indicación Mel de Galicia


vigo / la voz

Los apicultores gallegos de las Rías Baixas ya están recogiendo miel. Se trata de un campaña «extraordinaria», constata el Consello Regulador de la Indicación Xeográfica Protexida Mel de Galicia porque es la más madrugadora de esta denominación de calidad. Su presidenta, Esther Ordóñez, alude a las buenas expectativas con las que ya se trabaja en las colmenas costeras. «Ao non chover, as abellas si puideron aproveitar a boa floración e coller todo o néctar do eucalipto para transformalo en mel, non como o ano pasado, porque as obreiras non saen sen paraugas», indica la portavoz de la IXP. Este madrugón es además importante para poder satisfacer la demanda. «Xa houbo envasadoras que non podían abastecer o seu mercado en decembro e outras máis grande aguantaron ata febreiro. Aínda hai algo de Mel de Galicia no mercado porque hai empresas que tiveron que deixar a clientes cos que levaban pouco tempo para asegurar o abastecemento das tendas coas que traballan dende sempre», confirma Ordóñez.

Los resultados del 2018 no fueron tan productivos por esas lluvias de primavera que también afectaron a la producción en frutales, «porque non houbo polinización suficiente». La demanda de Mel de Galicia siempre supera la oferta pero, aunque la productividad no fue la deseada, la denominación certificó más kilos, superando la barrera de las 400 toneladas. Las nuevas altas en la denominación son las que explican que el crecimiento se mantenga a buen ritmo. «O Mel de Galicia é un produto á alza, que cada vez ten máis demanda. É a lambonada máis natural e saudable que existe, e o de Galicia é especialmente valioso polas súas propiedades», señala Esther Ordóñez. Su valoración está amparada en un estudio de la Universidade de Vigo hecho en el campus de Ourense en el que se cotejaron las tablas nutricionales de mieles de todo el mundo. «O noso ten un poder antioxidante comparable co da froita. O galego ten máis vitaminas e minerais que os do resto do mundo», subraya la presidenta.

La fórmula recuerda a la icónica frase «Y no olviden supervitaminarse y mineralizarse» con la que Súper Ratón se despedía a diario de sus «amiguitos» en la década de los ochenta y con la que la denominación fomenta desde el 2007 los desayunos saludables en los colegios. «Porque o mel é un alimento completo, para calquera dieta saudable. Non pode ter nada engadido porque senón xa non sería mel e hai estudos que avalan que dúas ou tres culleres ao día reforzan o sistema inmune», señala la portavoz de la Indicación Protexida, insistiendo en que «é comparable coa froita en antioxidantes pero ademais ten minerais, vitaminas e propiedades antibacterianas».

Acuden habitualmente a los centros educativos para dar a conocer la apicultura y esas propiedades energizantes de las que ya parecía valerse Súper Ratón. «Hai moitos nenos que nos din que non lles gusta, pero cambian en canto o proban. Tamén pasa nas catas en feiras, pero debemos falar de meles e non de mel, porque son moi distintos, xa que os da costa teñen un sabor máis doce e incluso ácido, mentres que os do interior teñen toques salgados ou mesmo amargos», manifiesta Esther Ordóñez.

Y los beneficios no solo se disfrutan en el paladar. «Se tes unha queimadura e botas mel enriba, non deixa que se faga bocha nin que se infecte e, ademais, axuda a que cure», afirma recordando que «os peregrinos máis antigos xa o levaban para o Camiño e facían con el ungüentos e mesturas con herbas medicinais. Non só é bo como alimento, senón para a cosmética ou para outros remedios caseiros e naturais».

El consumo se mantiene. «Incluso cando foi a crise, porque, aínda que non sexa un produto de primeira necesidade, tampouco é un alimento ao que se renuncie». Sí suben también las exportaciones, aunque Galicia sigue siendo el principal mercado de su «lambonada natural máis natural e saudable».

Día Mundial de las Abejas: Los europeos se lanzan al rescate

cristina porteiro

Hoy se celebra el día mundial de un insecto cuyas poblaciones están amenazadas por el monocultivo, los pesticidas, los fertilizantes, el desarrollo urbano, los incendios y efecto del cambio climático

Las abejas son las protagonistas de una de las escenas más conmovedoras que nos legó el cine de los 90. Muy pocos habrán aguantado el llanto con la muerte del pequeño Thomas en la película Mi Chica (1991), atacado por un enjambre de estos bichitos polinizadores cuando trataba de recuperar el anillo de su amiga Vada. Si la obra se hubiera rodado hoy, posiblemente habría que sustituir aquella colmena de abejas por un nido de voraces avispas asiáticas, una de las múltiples especies invasoras que amenazan la supervivencia de estos antófilos en Europa.

La especie lleva décadas luchando contra la aparición de nuevos depredadores naturales y, por su puesto, batallando contra viejos y poderosos enemigos como la agricultura industrial, los pesticidas, fertilizantes, el desarrollo urbano, los incendios y el cambio climático. La contienda no está siendo favorable. Según las estimaciones más optimistas de Bruselas el 9,2% de las poblaciones de abejas en Europa están en peligro de extinción.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Arranca la recogida de la «golosina más natural»