Patrocinado porPatrocinado por

Un estudio de Estados Unidos comprueba que el virus de la gripe aviar puede transmitirse entre mamíferos a través de la leche infectada

redacción LA VOZ

GANADERÍA

Rebaño de vacas de una granja de Austin, en Texas. Ese fue uno de los estados donde registraron vacas contagiadas con la gripe aviar
Rebaño de vacas de una granja de Austin, en Texas. Ese fue uno de los estados donde registraron vacas contagiadas con la gripe aviar ADAM DAVIS | EFE

La Organización Mundial de la Salud ya había recordado en abril que la leche pasteurizada no entraña riesgo tras detectar la variante H5N1 en vacas de varias granjas estadounidenses

09 jul 2024 . Actualizado a las 09:59 h.

El virus de la gripe aviar H5N1 puede transmitirse entre mamíferos a través de leche infectada e incluso puede llegar a las glándulas mamarias. Es lo que indica un estudio liderado por Yoshihiro Kawaoka, de la Universidad de Wisconsin-Madison, publicado este lunes en la revista Nature. El investigador y su equipo comprobaron como el virus causante de la enfermedad puede replicarse en ratones y hurones a los que se les administró leche de vaca infectada, además de detectar como la variante H5N1 se transmitió desde ratonas lactantes infectadas a sus crías. El hallazgo, advierte la investigación, determina la existencia de un «mayor riesgo» para la salud pública. De hecho, cuando se habían detectado los primeros casos de infección en vacas en Estados Unidos, la Organización Mundial de la Salud (OMS) había recomendado consumir productos lácteos pasteurizados porque el proceso de pasteurización inactiva bacterias o virus.

El pasado mes de marzo, el virus de la gripe aviar H5N1 fue detectado por primera vez en vacas lecheras de Nuevo México, Texas, Kansas, Míchigan, Ohio y Idaho. Los últimos datos publicados por el departamento de Agricultura del Gobierno estadounidense a finales de junio hablan de que también ha habido granjas afectadas en Colorado, Iowa, Minnesota, Carolina del Norte, Dakota del Sur y Wyoming. El propio artículo publicado ahora en Nature y recogido por Efe ha ido documentando desde entonces la propagación del virus H5N1 entre rebaños, otros mamíferos e incluso en humanos. Según los datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés) de Estados Unidos son cuatro los casos recientes detectados en trabajadores de granjas afectadas en ese país. Por eso, aunque de momento el riesgo para la salud pública es bajo, en la web del CDC alegan que están observando la evolución de la enfermedad «cuidadosamente».

Eso es lo que ha hecho el equipo investigador dirigido por Kawaoka, ubicado en uno de los estados con mayor producción láctea de Estados Unidos. Lo que hicieron fue caracterizar el virus H5N1 aislado de la leche de una vaca infectada en Nuevo México. Luego probaron cómo se replica, provocando la enfermedad en ratones u hurones. La investigación, como recoge la publicación, demuestra que se propaga sistemáticamente, incluso a las glándulas mamarias de ambos animales. En concreto, observaron que el virus se transmite a través de la leche de vacas con gripe bovina a ratones y por exposición intranasal a ratones y hurones, y viaja hasta las glándulas mamarias de los animales infectados. También se observó la transmisión del virus de ratones lactantes infectados a sus crías.

Las reacciones

Las reacciones al estudio no se hicieron esperar. A través de la plataforma de recursos científicos para periodistas Science Media Centre (SMC) España, el científico titular del CSIC en el Centro de Investigación en Sanidad Animal, Aitor Nogales González, dice que el «prestigioso» grupo de Kawaoka demostró que los animales pueden llegar a infectarse por el consumo de leche contaminada y que existe una transmisión vertical en ratones lactantes. No obstante, el virus bovino H5N1 se transmitió de manera ineficiente por vía respiratoria en hurones. Algunos de estos resultados son similares a los ya obtenidos con otros virus H5N1 en el pasado.

Sin embargo, apuntan a que el virus aislado en el brote detectado en ganado bovino posee características que pueden facilitar la infección y transmisión en mamíferos, incluyendo humanos, explica este virólogo, que no participa en el trabajo. De ahí que, como añade, «aunque el riesgo para la población, en general, se considera bajo, esta situación podría cambiar en el futuro y debemos permanecer alerta. Debemos recordar que las últimas pandemias de gripe han tenido en la gripe aviar un actor fundamental».

Para Elisa Pérez Ramírez, del mismo centro de investigación español, los resultados tienen gran relevancia por su repercusión en sanidad animal y salud pública en el contexto de una alerta sanitaria muy relevante y de máxima actualidad como es la gripe aviar H5N1. Desde finales del 2020 este virus ha provocado la muerte de millones de aves de corral en todo el mundo y cientos de miles de aves silvestres. «De hecho, estamos viviendo la mayor epidemia de gripe aviar de la historia», recuerda en declaraciones a la plataforma (SMC).

A través de la edición internacional de ese mismo medio, Ed Hutchinson, profesor titular del Centro de Investigación de Virus del MRC de la Universidad de Glasgow, ha destacado que «es muy importante señalar que este riesgo solo se aplica a la leche cruda no pasteurizada; ellos y otros grupos ya han demostrado que la pasteurización de la leche inactiva eficazmente los virus de la gripe».

La directora del Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades, Pamela Rendi-Wagner, dijo en un comunicado que «hay motivos para una mayor concienciación sobre la gripe aviar, pero no para una mayor preocupación. (...) No se debe subestimar esta amenaza para la salud humana y resulta importante mantener la alerta y ser proactivos».