Patrocinado porPatrocinado por

La incidencia del invierno en las enfermedades animales: vuelve la gripe aviar y se relaja la EHE

Maruxa Alfonso Laya
M. Alfonso REDACCIÓN / LA VOZ

GANADERÍA

KIKO DELGADO

El Ministerio de Agricultura recomienda incrementar las medidas de vigilancia entre las aves, aunque reconoce que la presencia del virus en España es por ahora limitada

13 dic 2023 . Actualizado a las 09:33 h.

El invierno está a la vuelta de la esquina y, aunque las condiciones climatológicas de este año pueden considerarse algo excepcionales, por la abundancia de lluvias y la escasez de frío, lo cierto es que la llegada de esta estación supone un cambio en las condiciones favorables para el desarrollo de ciertas enfermedades animales. Sucede con la gripe aviar, considerada una plaga estacional, que tiene su mayor incidencia en los meses más fríos del año, igual que sucede con la gripe humana. En el lado opuesto de la balanza está la temida Enfermedad Hemorrágica Epizoótica, que ha matado ya a más de 300 vacas en las ganaderías gallegas. Aunque las bajas temperaturas deberían hacer desaparecer de la circulación al mosquito que la causa, lo cierto es que los veterinarios recomiendan no bajar la guardia y seguir desinsectado a los animales.

«Con la llegada del descenso de temperaturas en Europa se incrementa el riesgo asociado a la circulación y diseminación del virus de la Influenza Aviar de Alta Patogenicidad en la fauna silvestre, como consecuencia de las concentraciones de aves y las migraciones que suceden en esta época del año», aseguran en el Ministerio de Agricultura. Reconoce esta misma entidad que, hasta el momento, la presencia del virus en España es limitada, pues desde el pasado 1 de julio solo se han detectado 17 casos de aves silvestres. Once fueron localizados en Cataluña y otros seis en Galicia. Por fortuna, en esta ocasión, no ha habido focos en las aves de corral, por lo que España puede presumir del estatus de libre de esta enfermedad.

La gripe aviar dejó una huella importante en las explotaciones avícolas de España durante el año 2022. Entonces hubo 151 focos en toda España, que obligaron a sacrificar a miles de aves de cría, sobre todo, en explotaciones de Andalucía. Por fortuna, en Galicia no hubo positivos entre las aves de corral.

Sin embargo, la gallega está siendo la comunidad más afectada por la enfermedad durante el actual ejercicio. Aunque la enfermedad solo se ha detectado hasta ahora en aves silvestres, lo cierto es que fue en las provincias de Lugo, A Coruña y Pontevedra donde se detectaron los primeros focos de toda España del actual ejercicio. Fue el pasado 8 de enero cuando se confirmaron los positivos de aves encontradas en playas de A Mariña, O Salnés y A Coruña. 

De hecho, de los 52 casos que se han detectado durante el actual ejercicio en España, diez tuvieron lugar en Galicia. En mayo se encontró otra ave infectada en A Coruña y en octubre hubo dos positivos más en Ribeira y Porto do Son. En noviembre hubo otros cuatro  en animales encontrados en A Coruña, Ribadeo, Xoves y Ares. 

Por eso desde el ministerio recomiendan extremar la vigilancia, tanto de las aves silvestres como de las de corral. Porque en el resto de países de la Unión Europea han comenzado a incrementarse también los positivos, encontrándose en la última semana gansos silvestres enfermos en Hungría y dos casos de aves de corral en Francia. Entre las precauciones que deben tomar los propietarios de gallineros destacan las destinadas a reforzar las medidas de bioseguridad, especialmente las destinadas a evitar el contacto con las aves silvestres, notificando a los servicios veterinarios oficiales cualquier sospecha de enfermedad.

La Enfermedad Hemorrágica, sin nuevos positivos desde el 14 de noviembre

 La teoría dice que, con la llegada del invierno y el descenso de las temperaturas, buena parte de los insectos y plagas que afectan a agricultores y ganaderos debería desaparecer. El problema es que las temperaturas no han bajado todo lo que deberían en estas fechas, por lo que es necesario mantenerse alerta. Así, aunque todo apunta a que la Enfermedad Hemorrágica Epizoótica está desapareciendo poco a poco, se aconseja seguir con las medidas preventivas. Pues es posible que no todos los ejemplares del mosquito que transmite esta plaga se vean afectados por el frío y algunos solo se mantengan en fase embrionaria, a la espera de que vuelva el calor para volver a atacar.

Este ha sido el primer año en el que la EHE ha afectado seriamente a toda España. Desde que el pasado 23 de junio apareciera el primer caso de este ejercicio en el país, en unos ciervos localizados en Sevilla, se han detectado 275 focos, que han afectado a miles de explotaciones ganaderas y a sus animales. A Galicia, esta plaga llegó el pasado 20 de septiembre con dos animales positivos en ganaderías de Abegondo A Capela y, desde entonces, se han detectado una treintena de focos en otras tantas comarcas ganaderas. 

Según los últimos datos facilitados por la Consellería do Medio Rural, más de 300 vacas han fallecido a causa de esta plaga, además de que otras muchas se han visto afectadas seriamente, con síntomas y una reducción notable en la producción de leche. De hecho, muchas ganaderías todavía se están recuperando de la incidencia de esta enfermedad. La buena noticia es que, desde el pasado 14 de noviembre no se han detectado nuevos focos en esta comunidad, cuando lo normal es que cada semana hubieran entre tres y seis nuevos positivos en otras tantas explotaciones. 

De hecho, en toda España, el último foco fue detectado en Asturias, el pasado 28 de noviembre. Desde entonces no se han encontrado nuevos positivos, lo que hace pensar que, con la bajada de las temperaturas, el mosquito que transmite esta plaga ha comenzado a desaparecer. Aún así, desde los servicios veterinarios recomiendan mantener la alerta y las medidas de prevención. Hay que vigilar a los animales, pues cuanto antes se actúe más efectivo será el tratamiento. Y hay que seguir, también desinsectado las cuadras y los transportes, para evitar que este insecto quede en fase embrionaria y resurja de nuevo con la llegada de la primavera.