Patrocinado por

Productores de ecológico: «Perder esta axuda pode supoñer traballar todo un ano sen soldo»

Maruxa Alfonso Laya
M. Alfonso REDACCIÓN / LA VOZ

GANADERÍA

ALBERTO LÓPEZ

Las granjas Maruxa y A Cernada son dos símbolos del sector ecológico en Galicia y dos de las afectadas que se han quedado sin las ayudas del 2022

27 ene 2023 . Actualizado a las 20:14 h.

Más de la mitad de los productores en ecológico que solicitaron las ayudas del 2022 se han quedado sin ellas. En algunos casos son explotaciones que estaban empezando, en otros son granjas que llevan toda la vida y que han convertido este sistema de producción en una forma de vida. Es el caso de Ana Corredoira, de A Cernada, «Esto non ten precedente», cuenta. «Levo 16 anos en ecolóxico e isto é inviable», añade su socia Marta Álvarez, de Granxa Maruxa. En su misma situación están Xosé Regueira, con una explotación de vacuno en A Pastoriza, y Xavier Fernández, que cuida ovejas y vacas en Cospeito. No les valen las promesas de que para el año habrá fondos, estos productores quieren, primero, cuadrar sus cuentas del 2022. Y para ello precisan las ayudas perdidas.

Ana Corredoira, Lácteos A Cernada 

ALBERTO LÓPEZ

Para Corredoira que no se hayan habilitado fondos suficientes para atender la demanda de los productores en ecológico «é moito máis grave do que pode parecer. Esas axudas son a forma de levar a termo os acordos que se toman en Europa». Recuerda que el sector de la leche en ecológico atraviesa momentos difíciles, con una subida de los costes de producción que no han podido repercutir en los precios «porque o sector do leite ecolóxico perdeu ese diferencial de prezo que tiña», cuenta. Otra de sus quejas es que se han enterado a año vencido de que no iban a recibir un dinero que ya figuraba en sus presupuestos. «Se antes as cousas estaban moi xustas, perder esta axuda pode supoñer que teña que traballar todo o ano sen soldo», sostiene. También asegura que, entre los productores, «hai moito esgotamento e indignación. Como vou animar aos mozos a que aposten polo rural e polo ecolóxico se despois pasan estas cousas?», lamenta.

Marta Álvarez, Granxa Maruxa

La misma opinión comparte Álvarez. «Na comarca da Ulloa sempre fomos un referente ecolóxico, dando exemplo e animando á xente a que se meta neste campo, que nos metan este pau é incrible», asegura. Sostiene que si los productos en ecológico están recibiendo subvenciones «significa que as precisamos e que de repente nos deixen sen elas é inxusto porque é o noso dereito». Su forma de producir, añade, es más costosa que la de un ganadero en convencional y quedarse sin subvenciones puede suponer el cierre de algunas explotaciones. A esta ganadera no le vale la decisión que esta semana tomó el Consello Agrario Galego, de poner en marcha medidas para garantizar que en los próximos cinco años habrá fondos suficientes para atender estas ayudas. «Non falaron nada das do 2022 e, sobre o futuro, están falando dunhas axudas que xa eran nosas», sostiene.

Xosé Regueira, ganadero de vacuno de leche en ecológico en A Pastoriza

ALBERTO LÓPEZ

También Xosé Regueira, ganadero de A Pastoriza, cree que la Xunta tiene que ofrecer una solución para este año. A él, perder la subvención le pone en la tesitura «de seguir ou non coa actividade porque me compromete bastante economicamente». Como en años anteriores, su solicitud «cumplía con todo e por iso contaba con ese diñeiro». Los criterios que lo han dejado fuera, en esa ocasión, son que solo tiene 23 hectáreas de terreno «e fixeron o corte en 30,9 hectáreas. É un criterio inútil e inxusto». Él contaba con la ayuda «para pagar o aluguer das fincas ou traballos de empresas externas, son uns cartos que se sempre quedaban na comarca». Recuerda que una de las premisas del pacto verde europeo es que en el 2030 el 25 % de la superficie agraria se cultive en ecológico y que Galicia está lejos de cumplir esas cifras. Por eso considera que debió haber una mejor previsión y, sobre todo, que se debe buscar la manera de solucionar este problema. «Esta convocatoria so foi feita con diñeiro da Unión Europea, que rectifiquen e aporten cartos da comunidade autónoma», reclama. También sostiene que «eu non creo noutra maneira de traballar que non sexa o ecolóxico. Se vexo que non me solucionan o deste ano e que para o ano imos ter os mesmos problemas, pecharei porque non podo seguir traballando cinco anos perdendo cartos», afirma.

Xavier Fernández, ganadero de ovino y vacuno de carne en Cospeito

ALBERTO LÓPEZ

«Solicitar estas axudas ten un custe e que saía a resolución o 5 de xaneiro sobre unhas axudas do 2022 é complexo porque para nós son básicas. Ou pago o aluguer ou quedo sen salario», sostiene Xavier Fernández, un productor en ecológico que tiene ovejas y vacas de carne en Cospeito. Por eso reclama a la consellería que solucione el problema, «porque hai moitos afectados, moita xente que vai ver comprometida a súa viabilidade», sostiene. Porque, en su opinión, «o problema é máis grave do que parece, vaise comprometer todo o futuro do sector en ecolóxico», argumenta. Está preocupado porque no va a cobrar las ayudas de este año, pero también porque no haya presupuesto suficiente para la próxima convocatoria, pues de ella dependerán los próximos cinco años. Tampoco le tranquilizan las declaraciones de Medio Rural de que en los próximos ejercicios habrá fondos suficientes. «Estamos dacordo con que hai que dotar de presuposto suficiente a estas axudas, pero as do 2022 non se poden dar por amortizadas. Non se nos pode avisar en xaneiro de que non imos cobrar», sostiene. Porque la viabilidad de su explotación depende, al igual que la de muchas otras, de ese dinero.

El aluvión de peticiones que agotó el presupuesto de Medio Rural

La Consellería do Medio Rural ha reunido esta misma semana al Consello Agrario Galego para tratar el problema de las ayudas en ecológico y se ha tomado la decisión de trabajar de forma conjunta, con organizaciones agrarias y el consello regulador de la Agricultura Ecolóxica para reformar el plan estratégico de la PAC y dotar a esta línea de subvenciones del presupuesto necesario para los próximos cinco años. Con ello se quiere evitar que se repita el problema de este año, que dejo sin subvención al 55 % de los productores.

Según la consellería, el origen del problema está en que el pasado año se incrementaron las solicitudes de ayudas de agricultura ecológica en un 134 %, llegando a sumar un importe de hasta 5,6 millones de euros, que eran 2,42 millones menos de lo que había presupuestado para este fin. Medio Rural sostiene que este aumento «sen precedentes» fue muy superior «ás previsións establecidas inicialmente» en la consellería, que ya había previsto un aumento de la partida con respecto al ejercicio anterior. Así, si en el 2021 hubo dos millones de euros para estas ayudas, en el 2022 se habilitaron 3,18 millones. El problema fue que el gran aumento en el número de peticiones hizo que ese incremento en la partida fuera insuficiente.