Patrocinado por

Internet llega también a las colmenas

Maruxa Alfonso Laya
M. Alfonso REDACCIÓN / LA VOZ

GANADERÍA

OSCAR CELA

El centro de Sergude presenta a los apicultores sistemas de monitorización que les permiten mantener controladas a distancia a sus abejas

03 oct 2021 . Actualizado a las 19:51 h.

Conocer la temperatura y la humedad del interior de una colmena, saber con qué frecuencia entran y salen las abejas de ellas y determinar, incluso, las necesidades de alimentación de estos insectos, son solo algunos de los datos que se pueden obtener gracias a los sistemas de monitorización apícola que ya existen en el mercado. Estos fueron presentados en una jornada que se celebró en el Centro de Formación y Experimentación Agraria de Sergude, donde una treintena de apicultores pudieron aprender de primera mano cómo funcionan estas nuevas tecnologías con el objetivo de contribuir a la profesionalización de sus explotaciones.

Fueron los responsables de la empresa Bee Hive Monitoring, apicultores profesionales con más de 300 colmenas en producción ecológica y que gestionan los datos e más de 30.000 equipos de monitorización de colmenas en más de 50 países, los que se encargaron de explicar las ventajas del sistema. Dieron una pequeña visión de cómo es la apicultura en Eslovaquia, para posteriormente centrarse en hablar sobre la gestión remota de las colmenas, algo que es posible gracias a los sistemas de monitorización. Estos permiten conocer a distancia diversos parámetros relativos a la vida y salud de una colonia de abejas, cuenta José Tomé, profesor en Sergude y coordinador de la jornada. «Consiste na instalación non invasiva dunha serie de sensores e dispositivos en puntos chave da colmea, de forma que poidamos obter datos», relata. Esos sensores se encargarán de recopilar todo tipo de información, como la temperatura y la humedad que hacen tanto en el interior como en el exterior de la colmena o el peso de la misma. También existen contadores, que se encargan de apuntar cuántos insectos entran y salen diariamente de estos espacios. «Desta maneira pódese controlar o estado das colmeas de maneira remota sen a necesidade de realizar numerosas visitas», asegura Tomé. Esto permitirá al apicultor atajar una enfermedad a tiempo, conocer las necesidades de alimentación de las abejas o aumentar la productividad disminuyendo la mortalidad de los colmenares, así como el gasto. En Galicia, asegura este profesor, ya son varios los apicultores que han comenzado a probar estos nuevos sistemas y que los están utilizando.

La iniciativa del centro de Sergude se enmarca dentro del proyecto Innovación no proceso produtivo para unha apicultura sustentable. Un programa que busca incrementar la competitividad, sostenibilidad y rentabilidad del sector apícola gallego a través de la promoción de nuevos productos, la reducción de los costes de producción gracias al uso de nuevas técnicas y manejos, como la monitorización remota de las colmenas, y a la selección de nuevos formulados alimenticios.