Patrocinado por

Criterios a cumplir para autorizar la extracción del cánido

Maruxa Alfonso Laya
M. Alfonso REDACCIÓN / LA VOZ

GANADERÍA

ALBERTO LÓPEZ

Las exigencias del catálogo de medidas de protección del ganado de Transición Ecológica pueden suponer una inversión de 12.000 euros en las granjas

27 sep 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Dice la orden ministerial que para poder autorizar acciones de extracción y captura de lobos, las explotaciones ganaderas tiene que demostrar que han puesto en marcha medidas preventivas o de protección del ganado teniendo en cuenta el catálogo de medidas de protección del ganado ante eventos de depredación del lobo publicado por Transición Ecológica. Este prevé desde cierre permanentes, al uso de mastines, dependiendo de la explotación y los animales que en ella se críen.

En el caso del ganado bovino, recoge el mencionado catálogo, el ganadero debe tener instalaciones diferentes para los terneros lactantes, el ganado de recría y los adultos. Para los primeros apuesta por instalar un cierre perimetral, con pastor eléctrico, sistemas de puertas de acceso selectivo e infraestructuras interiores. «El objetivo es que los terneros de esta edad estén siempre dentro del cercado, permitiendo la libre entrada y salida de las madres», explica el documento. Este cierre debe ir bien enterrado y tener una altura de 2 a 2,5 metros de altura, entre otras cosas. Además, debe haber entre 20 y 25 terneros por cada media hectárea de superficie. El sistema requiere el aprendizaje de las vacas a su entrada y salida y supone una inversión cercana a los 12.000 euros. A mayores, habría que gastarse otros 6.000 euros en un cerrado con protección nocturna para el ganado de recría. Es una instalación similar a la anterior, pero sin las puertas de entrada selectiva. Por último, para los adultos, el documento recomienda el uso de perros de guarda del rebaño, de la raza mastín español, concretamente, de dos a cuatro canes por cada cien terneros sueltos.

Cabras y ovejas

Para las explotaciones de caprino y ovino, el catálogo propone utilizar un sistema de vallado nocturno, «que consiste en añadir al propio redil de la explotación una protección suplementaria, consistente en la colocación de un vallado de cables electrificados o malla electrificada», explica el documento. El coste de su instalación puede rondar los 850 euros, dependiendo del tamaño. También aquí se aconseja el uso de mastines para el cuidado del rebaño de forma permanente. Debe haber un mínimo de dos mastines por cada cien ovejas. A estos canes se les debe colocar un collar con púas de hierro, que les servirá de protección frente a las mordeduras en el cuello del lobo. Explica el documento que estos animales deben haber sido adiestrados correctamente para esta tarea y que su coste puede ser de unos 300 euros al año, además de una inversión inicial de 500 euros para poder adquirirlos.