Patrocinado por

Con cierre perimetral y menos de 725 vacas; así es la granja que pide Madrid

Maruxa Alfonso Laya
M. Alfonso REDACCIÓN / LA VOZ

GANADERÍA

ALBERTO LÓPEZ

La nueva norma no tiene en cuenta las necesidades del sector en Galicia

09 oct 2021 . Actualizado a las 20:04 h.

Galicia es una de las principales regiones productores de leche de Europa y el lugar donde se instalan buena parte de las granjas que existen en España que, además, se encuentran entre las más punteras del sector. Pero nada de esto ha sido tenido en cuenta a la hora de redactar la primera norma básica de ordenación de las granjas bovinas, que hizo pública el Ministerio de Agricultura. El documento está lleno de buenas intenciones, como poner coto a las macrogranjas, garantizar las condiciones de bioseguridad o reducir la emisión de gases de efecto invernadero. Sin embargo, falla en algunos planteamientos básicos, como considerar que son explotaciones demasiado grandes las que tienen más de 725 vacas en ordeño. La orden está ya en exposición pública, por lo que se pueden presentar alegaciones.

Macrogranjas de más de 850 unidades de ganado mayor

«Con el objetivo de conseguir un desarrollo armónico y ordenado del sector se considera necesario establecer una capacidad máxima» de las explotaciones, reza la nueva norma de Agricultura. Y establece esta en 850 unidades de ganado mayor o, lo que es lo mismo, unas 725 vacas en ordeño o 1.400 terneros de cebo. «Iso é unha granxa grande que en Galicia existe e non supón ningún problema porque teñen espazo e os animais aliméntase coas forraxes producidas na explotación, o que significa que teñen superficie suficiente para xestionar os xurros», cuenta Óscar Pose, de Unións Agrarias. La norma solo autoriza las explotaciones de ese tamaño que, cuando entre en vigor el decreto, ya estuvieran en funcionamiento o tuvieran la autorización. «Pero ese límite é excesivo. Hai que controlar as macrogranxas pero as dese tamaño non supoñen nin problemas para os veciños», insiste Pose.

Prohibido a menos de 500 metros

Otro de los inconvenientes de esta normativa es que prohibirá establecer una nueva granja si en un radio de 500 metros hay otra explotación. «Fanno para respectar os núcleos e evitar a contaminación cruzada, pero iso en vacún non existe», añade Pose, quien asegura que esta normativa está pensada para sistemas más extensivos como el porcino o el avícola. Es más, en su opinión, esto significaría generar un problema donde no lo hay. «Teríamos que establecer as explotacións en zonas onde non hai servizos como saneamento ou electricidade e serían inviables moitas delas», asegura.