Patrocinado por

¿Un doble sello para impulsar la venta de la carne ecológica?

maría cedrón REDACCIÓN / LA VOZ

GANADERÍA

ALBERTO LÓPEZ

El Consello Regulador de Agricultura Ecolóxica trabaja con Ternera Gallega para poner a la Suprema el apellido eco

07 sep 2021 . Actualizado a las 18:02 h.

La carne de vacuno ecológica tiene un problema de comercialización. Es lo que se desprende, como reconocían desde el Consello Regulador de Agricultura Ecolóxica (Craega) hace unos días, del hecho de que cerca de la mitad de la producción de los 158 ganaderos que manejan y crían a sus animales de ese modo se vean obligados a vender sus terneros como los que no tienen ese manejo. Enderezar este problema no es fácil porque, como reconocen fuentes de la Axencia Galega de Calidade Alimentaria (Agacal), son varios los factores que ponen palos en la rueda de los productores a la hora de poder dar salida a la carne en el mercado como lo que es, ecológica. Pero también es verdad que hay pasos que se tratan de dar para dar un giro de 180 grados a ese escenario y lograr que el esfuerzo que hacen los ganaderos sea reconocido por parte del consumidor. Porque solo con demanda el producto tendrá salida.

La puesta en marcha de un doble sello de calidad que certifique que animales adscritos a la IXP Ternera Gallega son también criados según los parámetros del Craega es una de las alternativas que se están analizando para impulsar las ventas. De momento, apuntan fuentes de Ternera Gallega y del Craega, la iniciativa está sobre la mesa.

La pregunta ahora es: ¿Será eso suficiente para salvar los escollos que empujan a los productores ecológicos a comercializar sus terneros como convencionales? Habrá que ver qué pasa. Lo que está claro es que, como apuntan desde Agacal, la doble certificación sería un valor añadido para la carne de extraordinaria calidad que tienen los animales certificados como Ternera Gallega Suprema. Además, sería un apoyo para consolidarse en mercados exteriores. En eso está totalmente de acuerdo el secretario del Craega, Javier García Lozano, quien especifica que «o dobre selo vai dirixido a dous tipos de consumidores. Por unha banda os que queren un produto que ten unha procedencia e manexo determinado e por outro os que demandan un tipo de alimento ecolóxico. Non somos excluíntes, todo é sumar».