Patrocinado por

El vía crucis de una veintena de ganaderos para cobrar su leche

X.R. alvite REDACCIÓN

GANADERÍA

Unas vacas frisonas pastan en un prado
Unas vacas frisonas pastan en un prado Ana Garcia

Una cláusula contractual que obliga a reclamar la deuda ante la Corte Española de Arbitraje complica el proceso para lograr el abono de la materia prima que les debe un primer comprador. La empresa se compromete a pagar antes de que acabe septiembre a los que no hayan reclamado

20 ago 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

En Galicia operan, a día de hoy, 49 primeros compradores de leche, buena parte de los cuales son simples intermediarios con escasa o incluso nula actividad industrial. Una controvertida figura que en diferentes ocasiones ha estado en el punto de mira del sector al protagonizar multitud de impagos en la materia prima que recogen a las granjas. Situación en la que, precisamente, se encuentran casi una veintena de explotaciones gallegas que hasta el pasado mes de abril vendían su producción a Tegestacín, adscrita inicialmente a Logística Alimentaria _esta firma se hizo en 2014 con la planta que Pascual tenía en Outeiro de Rei_ y que desde enero forma parte del Grupo Santé. En la mayoría de casos, la deuda pendiente de cobro pertenece a la leche entregada por las granjas durante el primer trimestre del año y asciende a algo más de 200.000 euros, de los cuales más de 60.000 corresponden a una explotación de Mazaricos.

 «A mín débenme o leite de febreiro e marzo. Falei en varias ocasións cos responsables e dinme con moi boas palabras que me van pagar pero aquí estou esperando», apunta Sabino Domínguez que tiene una explotación en la parroquia mazaricana de Os Vaos y que señala que, en determinadas temporadas, los retrasos en los pagos resultaban habituales. «Tivemos unha reunión varios afectados e todos coinciden en sinalar o pouco puntuais que eran nos pagos. Agora, dende que lles marchamos, xa nin de pagar o que deben se acordan».

 Opinión que comparte Benigno González, un productor de Mesía al que se le adeuda la materia del primer cuatrimestre del año, alrededor de unos 30.000 euros. «Entregueille o leite durante moitos anos sen problemas. A partir de mediados del 2020 si empezaron os retrasos no pago e dende xaneiro xa non volvín a cobrar mais. Por suposto en abril cambieime para outra empresa porque a situación xa era insostible».