Patrocinado por

Conta láctea, la baza para negociar precios con la industria

María Cedrón REDACCIÓN

GANADERÍA

OSCAR CORRAL

Los ganaderos lácteos gallegos tienen ya a su servicio la herramienta que les permitirá conocer sus costes de producción, ayudándoles a gestionar mejor sus granjas

11 ago 2021 . Actualizado a las 14:21 h.

Conta Láctea ya es una realidad accesible a cualquier ganadero. La aplicación, creada por Medio Rural en colaboración con la Fundación Juana de Vega en el marco de la Estratexia para a Dinamización do Sector Lácteo, será una herramienta fundamental para la negociación de los contratos con la industria. De hecho, como apuntó el conselleiro José González durante la presentación de la aplicación, la Xunta va a pedir al Ministerio de Agricultura que el proyecto de ley que está tramitando ahora el Congreso para trasponer la directiva 2019/633 del Parlamento Europeo y del Consejo del 17 de abril del 2019 sobre prácticas comerciales desleales añada una disposición en la que especifique que una herramienta como Conta Láctea, avalada por una consellería como la de Medio Rural, pueda servir como base para negociar los precios ante la industria. Esa es también una de las demandas realizadas desde Unións Agrarias, organización que ha valorado la nueva aplicación pidiendo además, que esta se convierta en una herramienta oficial que marque «as liñas vermellas que as industrias non deben de traspasar e garantir prezos xustos para as explotacións».

Esa norma, todavía en tramitación, incorporará nuevas medidas para mejorar el funcionamiento de la cadena alimentaria. Porque aunque la modificación de la Ley de la Cadena Alimentaria del 2013, aprobada el año pasado, establece que no se puede cobrar por un producto menos de lo que ha costado producirlo, desde el sector ganadero reiteran que esa obligación no se está cumpliendo. Sobre todo, dicen, después de las subidas de precio de la electricidad, los piensos o el gasóleo. Por eso, han salido a la calle durante los últimos días en comunidades como Andalucía o Cantabria. En el caso de Galicia, como apuntan desde Unións Agrarias, en el último año el precio medio cobrado por los ganaderos fue de 0,324 euros, «unha cifra que xa colocaba ás granxas da nosa comunidade nun contexto de venda a perdas, que se agravou nos últimos meses co aumento dos custes de producción». Además, recuerdan que aunque los ganaderos gallegos son los que cobran los precios más bajos de todo el Estado, producen la leche de mayor calidad, con un porcentaje de grasa superior a la media estatal. Este dato cobra especial relevancia en un momento en el que la cotización de la mantequilla se ha disparado. 

Un primer paso para exigir el cumplimiento de la norma es saber cuáles son los costes reales de producción de cada granja, una materia pendiente en muchas explotaciones gallegas. Conta Láctea pretende cubrir esa carencia y facilitar la gestión empresarial de las granjas. Además, como destacó González, «está testada con auditores de cuentas que acreditan su adaptación a la legislación contable española». Quien meta bien los datos, tendrá un cálculo exacto de costes de producción, un arma infalible para negociar.