Patrocinado por

La ganadería mueve las fincas del Banco de Terras

M.C. REDACCIÓN

GANADERÍA

Santi M. Amil

Buena parte de las 400 fincas arrendadas en los primeros seis meses del año fueron para poner en marcha explotaciones de porco celta, vacuno y ovino-caprino

04 ago 2021 . Actualizado a las 13:30 h.

No es una novedad escuchar a los ganaderos y agricultores gallegos que uno de sus hándicaps para crecer o reducir costes de producción en sus granjas es la falta de base territorial. Pero ahora esa necesidad parece acelerarse por la tendencia de un mercado en el que se priman cada vez más los modelos de producción extensiva o ecológica donde el cuidado del medio ambiente también es prioritario. Y Galicia, con unas 512.000 hectáreas de terreno agrícola y forestal infrautilizadas, tiene capacidad para jugar con ventaja en un cambio de rumbo que comienza a notarse en los modelos de negocio que han protagonizado los últimos movimientos de fincas que están adheridas al Banco de Terras. De hecho, muchos de los alquileres realizados este año por medio de este organismo están ligados a la puesta en marcha de dos de las figuras que recoge la Lei de Recuperación de Terra Agraria de Galicia que entró en vigor el 22 de mayo: las aldeas modelo y los polígonos agroforestales. Su objetivo es poner en marcha iniciativas relacionadas con la ganadería.

Porque como explica el subdirector de Mobilidade de Terras y responsable del Banco de Terras, Alejandro Sánchez de Dios, buena parte de las 220 hectáreas de terreno del Banco de Terras que se han movilizado durante los seis primeros meses de este año están ligadas a la puesta en marcha de explotaciones en extensivo de porco celta, vacuno de carne u ovino-caprino.

Esas 220 hectáreas son producto de sumar la superficie de las 400 parcelas arrendadas en ese período, una cantidad que supone un incremento del 17 % con respecto al mismo período del ejercicio anterior. Lo habitual era que la subida oscilara entre enero y junio entre un 5 y un 7 %.