Patrocinado por

Se buscan podólogos para cuidar vacas

Maruxa Alfonso Laya
Maruxa alfonso REDACCIÓN

GANADERÍA

En Sergude explican a los ganaderos la importancia de vigilar las pezuñas y aseguran que estos profesionales tienen mucha demanda en Galicia

02 ago 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Llevar la vaca al podólogo puede resultar extraño pero, lo cierto, es que en los últimos años se ha convertido en una práctica que es muy habitual en buena parte de las granjas gallegas. Tanto, que cada vez hay más demanda de profesionales que realicen esta tarea, explican en el Centro de Formación y Experimentación Agraria de Sergude. «Actualmente non hai unha formación específica en podoloxía, pero sería necesaria para dar ese servizo», asegura Alberto Fagín, coordinador de un curso sobre podología básica que acaba de impartirse en este centro. Con él buscaban concienciar al ganadero sobre la importancia de aplicar estos cuidados a las vacas y mostrarle las enfermedades que pueden acarrear unas pezuñas deterioradas.

«Hai que facer un servizo de podoloxía rutinario para evitar que haxa problemas de coxeira que poidan resultar noutras patoloxías», insiste Fagín. Explica que esto se ha convertido en una práctica habitual en buena parte de las granjas gallegas, que cada dos meses reciben la visita del podólogo para pasar revista a sus animales. «Con iso aplican un tratamento preventivo, porque é fundamental manter os cascos en condicións axeitadas, inflúe no benestar do animal», sostiene. Y aunque este tipo de prácticas podría realizarlas el ganadero, con la formación adecuada, lo cierto es que en la mayoría de los casos se recurre a empresas especializadas. «Os gandeiros non teñen tempo e, ademais, require unha inversión elevada en maquinaria, para mercar os poldros nos que se suxeitan ás vacas mentres se fai o traballo», añade.

Toda esta demanda ha provocado un aumento de ofertas de trabajo para estos nuevos podólogos de vacuno. «É unha profesión moi demandada e na que hai moitas ofertas de traballo», asegura. El problema es que, actualmente, no existe una formación reglada. «Moita xente foise formar a Holanda. Dende o centro queremos afondar máis nese tema para que, polo menos, haxa un certificado de profesionalidade. Agora, estanse formando con prácticas nas empresas», cuenta. El trabajo no es sencillo, pues las explotaciones ganaderas son cada vez más grandes y debe hacerse en poco tiempo, «evitando que se lle xere estrés ao animal».