Patrocinado por

Las infracciones de caza se redujeron considerablemente en la última década

Maruxa Alfonso Laya
M. Alfonso REDACCIÓN / LA VOZ

GANADERÍA

Pontevedra y Ourense son las provincias donde se impusieron más sanciones

15 jun 2021 . Actualizado a las 18:08 h.

En Galicia no existe un problema grave con el furtivismo. Lo constata así el cabo primero y jefe de la patrulla del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil de A Coruña, César Álvarez. También, los datos sobre los delitos e infracciones administrativas que se han registrado en la actividad cinegética en la comunidad. Durante la última década hay constancia de veinte delitos en toda Galicia, mientras que las infracciones más leves son mucho más numerosas, rondan las 2.500 en el mismo período de tiempo. Estas mismas cifras corroboran que existe una tendencia a la baja en los últimos años, lo que quiere decir que los cazadores están cada vez más atentos al cumplimiento de la normativa vigente.

En los últimos diez años, en la provincia de Ourense se han registrado un total de 739 infracciones administrativas relacionadas con la actividad cinegética y solo un delito, según los datos facilitados por el Gobierno en respuesta a una pregunta en el Congreso. Es esta la provincia con mayor cantidad de sanciones de Galicia, una media de 73 por año. Sin embargo, al igual que en el resto de la comunidad, la tendencia es a la baja y, en el 2020, solo se tramitaron 41 infracciones por parte de las autoridades competentes.

Pontevedra es la siguiente de la lista en lo que a sanciones impuestas a la actividad cinegética se refiere, con un total de 684 en la última década, a las que hay que sumar seis delitos, la mayoría, cometidos en ejercicios anteriores al 2010. La media de sanciones impuestas se sitúa aquí en las 68 por año, pero durante el 2020 solo se registraron dos, siendo la provincia de Galicia en la que menos infracciones de caza se cometieron con mucha diferencia. También fueron bajas las cifras del 2019, cuando hubo 21 infracciones.

En Lugo se impusieron durante el pasado año un total de 43 multas a cazadores, aunque el total de los últimos diez años se sitúa muy cerca del registrado en Pontevedra, pues es de 627 sanciones y cinco delitos. Aquí llama la atención especialmente la cantidad de infracciones registradas hace diez años, pues fue de 155, la cifra más elevada de todas las registradas en la comunidad en la última década. También es la única provincia en la que se incrementó la actividad sancionadora con respecto al año anterior, cuando se impusieron solo 24.

En último lugar de esta lista de infracciones cinegéticas se sitúa A Coruña que, aunque es la provincia que registra un menor número de infracciones, es donde se cometen más delitos, hasta un total de nueve en los últimos diez años, lo que significa casi uno por año. En ese mismo tiempo, las fuerzas del orden impusieron un total de 397 sanciones y, durante el 2020, solo se registraron 24 infracciones en toda la zona.

«En Galicia é raro que se cacen especies en perigo de extinción»

M. Alfonso

«Como norma xeral, hoxe en día todas as normas de caza se respectan bastante e, de feito, o número de denuncias baixou moito», asegura César Álvarez, del Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil. Es más, considera que ni siquiera «temos moito problema de furtivismo». Explica que las infracciones más comunes son las denuncias porque los cazadores están demasiado cerca de las viviendas o de polígonos. Si hablamos de delitos, en cambio, el problema suele estar en utilizar métodos como el veneno o el lazo para deshacerse de animales que están ocasionando daños, como el lobo o el jabalí.

Seguir leyendo