El cabrero que limpia la aldea modelo de Boborás: «Vi en esto una salida»

Baltasar Caramés lleva su rebaño a diario al lugar de O Penedo para mantener las fincas limpias, a través de programa de Medio Rural


ourense / la voz

Desde mediados del mes de marzo, Baltasar Caramés acude a diario hasta O Penedo, en el concello de Boborás, para soltar sus cabras. Es uno de los tres ganaderos que actualmente trabajan en la provincia limpiando con sus animales espacios registrados como aldeas modelo por parte de la Consellería de Medio Rural. Los otros dos están en Monterrei y en Quintela de Leirado. Un cuarto comenzará en breve a hacerlo en Carballeda de Avia.

El subdirector de Mobilidade de Terras de la Axencia Galega de Desenvolvemento Rural (Agader), Alejandro Sánchez de Dios, explica: «Cando se declara unha aleda modelo mándanse brigadas para rozar, con medios mecánicos ou manuais, dependendo da zona. En Galicia, se deixas pasar tempo entre as limpezas volve a crecer e hai que mantela zona limpa. En algúns lugares vimos que era mais adecuado meter rebaños de gando, en principio de cabras ou de ovellas». Detrás de este proyecto no está solo la puesta en marcha de proyectos que se desarrollen en el rural sino también la prevención de los incendios forestales. Los pastores elegidos a través de un concurso, suelen ser gente de la zona y, aunque el trabajo es temporal, les viene bien un dinero extra. La administración coloca una carpa para los animales, bebederos y comederos y paga un jornal al pastor. Ademas, señalan desde la Xunta, facilitan a los pastores la compra de animales que nazcan para destinar a comedores de colegios, entre otras entidades. «Meter rabaños en fincas para rozar foi sempre unha petición unánime é unha antiga aspiración», destaca Alejandro Sánchez de Dios.

Baltasar Caramés dio el paso. Trabajaba en el sector de la hostelería hasta que la pandemia le dejó en el paro. Tenía en Boborás un pequeño rebaño de cabras y, relata, la alcaldesa Patricia Torres le animó a participar y se hizo con 80 animales. «Vivo aquí cerca. Trabajaba en la hostelería, perdí el trabajo, me vine para Boborás y vi en esto una salida. Ya tenía animales en casa, cabras y caballos, y me pareció muy buena idea. Es una forma natural de limpiar los montes y evitar los incendios», dice. Las cabras de Baltasar se alimentan a diario en unas 20 hectáreas de terreno, que conforman el espacio de la aldea modelo de Boborás. Lo harán hasta el mes de junio. «Me presenté y cumplí con las bases. Así, desde marzo todos los días saco a pastar a las cabras. La Xunta me puso una carpa y el cierre. Sé que es provisional hasta que venga alguien a abrir algún negocio, pero me planteo poder seguir haciéndolo en otras zonas de la provincia donde tengan pensado hacer algo parecido», afirma. No solo cobra por el trabajo de sus cabras, sino también se plantea poder vender la carne de las crías, como un complemento a su trabajo.

Los pastores que actualmente trabajan en la provincia son gente de la zona y ya tienen alguna relación directa con el ganado y este trabajo es un plus a su economía, no solo por el sueldo sino también porque amplían la zona de pastos de sus rebaños. La Xunta establece entre 60 y 100 las cabezas de ganado necesarias para llevar a cabo estos trabajos y garantiza que la zona está limpia llegado el verano, reduciendo la posibilidad de incendios.

De ganadería en extensivo a frutales y viñas

En Galicia existen un total de 50 peticiones de aldea modelo, excluyendo las ya eliminadas por no cumplir con los requerimientos mínimos de abandono, calidad de las tierras o voluntad del vecindario. De estas 50 peticiones están en marcha un total de 18, con 531 hectáreas, casi 10.500 parcelas y 2.600 personas propietarias. De estas, solo once están en ejecución y 9 se encuentran en la provincia de Ourense. Reúnen unas características similares: estado de abandono, apoyo del Concello a la iniciativa y disposición de los vecinos a ceder sus tierras.

El plazo de arrendamiento inicial de estas aldeas será de 5 a 10 años. La mayoría estarán dedicadas a la ganadería extensiva (vacuno y porcino autóctonos, sobre todo, pero también ovino y caprino), cereales para alimentación animal y panificación y también manzanos. La Xunta están llevando a cabo acuerdos de colaboración con grupos agroindustriales para la compra de la producción y con asociaciones de productores para colaboración mutua. Las guías de la Xunta establecen unos cultivos prioritarios, pero son solo recomendaciones. Están abiertos a otras propuestas.

Monterrei

Infesta. En la superficie propuesta como aldea modelo en Infesta no existen procesos de concentración parcelaria. Aproximadamente tres cuartas partes de las tierras están en infrautilización o en abandono. La superficie es de 42,95 hectáreas. Se establece como actividad principal el aprovechamiento ganadero en extensivo, cultivos hortícolas y de vid, olivos o fruta, al existir amplias superficies pobladas con especies autóctonas.

 Carballeda de Avia

Muimenta. La superficie total del perímetro es de 34,02 hectáreas. Se establecen dos actividades principales. En la zona este y oeste, con mayor aprovechamiento forestal, se propone el uso ganadero en extensivo. En las inmediaciones del núcleo rural, la coexistencia de cultivos de productos de viña, huerta, olivos y frutales.

 Boborás

Penedo. La superficie total es de 25,36 hectáreas. Se establecen tres zonas para desarrollar las actividades previstas. En el oeste, el ganadero en extensivo de porcino; en las inmediaciones del núcleo rural, cultivo de productos de huerta, cereal y frutales; y en el norte un explotación mixta de ganadería en extensivo y cultivos complementarios como pastos.

 Pereiro de Aguiar

Reboredo. En esta aldea modelo se establece como actividad principal el aprovechamiento ganadero en extensivo, principalmente para vacuno de carne o leche, y como secundaria, la obtención de frutos, además de cebada y centeno. Se actuará en 15,13 hectáreas.

 Toén

Trelle. La superficie de esta aldea modelo es de 36,91 hectáreas. Como la mayoría, su actividad principal está enfocada al aprovechamiento ganadero en extensivo y como secundaria, el cultivo de castaños y arboles frutales.

 Quintela de Leirado

Xacebáns. 37,24 hectáreas de terreno comprenden la superficie de esta aldea modelo. El aprovechamiento ganadero en extensivo es la principal actividad recomendad en la zona, especialmente para porco celta. También la plantación de castaños para fruto.

 O Irixo

Trabazón. Es una de las aldeas modelo en ejecución con menos superficie: son seis hectáreas. La producción será aviar, de gallina piñeira, para huevos y carne.

 A  Arnoia

Remuíños. El objetivo de esta aldea modelo es recuperar los viñedos que están abandonados, promover plantaciones del pimiento de Arnoia y para la apicultura. Son alrededor de 544 hectáreas de terrenos sin cultivar.

 Cenlle

Osmo. Es la primera aldea modelo de Galicia y ya está siendo aprovechada. Está en marcha un proyecto de producción de porco celta.

 En estudio

Ocho proyectos en fase inicial y cuatro en recogida de firmas. Varios concellos han iniciado los trámites para incluir algunas de sus parroquias en el listado de aldeas modelo. En fase inicial están A Gudiña con O Seixo y Barxa; A Veiga, con Meixide; O Barco de Valdeorras, con Villarino; Cualedro, con Carzoá; Leiro, con Barzamedelle; Lobios, con Requeixo y Rairiz de Veiga, con Lampaza. Además, se recogen firmas de vecinos afectados por parcelas para iniciar el proyecto en Bande (O Pazo), Cartelle (Nogueiró), Oímbra (en el propio núcleo) y Ribadavia (Santa Cristina).

 Polígonos agrarios

Castrelo de Miño. La Xunta y el Concello de Castrelo de Miño pondrá en marcha otro tipo de plan para el aprovechamiento de tierras. Se trata de un proyecto piloto de polígono agrario de viñedo de alrededor de 50 hectáreas en este municipio ourensano, al amparo de la Ley de recuperación de la tierra agraria de Galicia.

Newsletter Somosagro

Recibe todas las semanas la información más relevante del sector primario

Votación
8 votos
Tags
Comentarios

El cabrero que limpia la aldea modelo de Boborás: «Vi en esto una salida»