Isabel Álvarez, directora de la fábrica de Lactalis: «Las mujeres llegarán a aquellos entornos a los que quieran llegar»

Este 8 de marzo, la responsable de la factoría de Nadela  habla del papel de la mujer en la industria láctea


redacción

Desde sus primeros contactos con el mundo laboral Isabel Álvarez comprobó que las mujeres podían llegar a puestos directivos. Fue durante las prácticas del Máster en Biotecnología Alimentaria de la Universidad de Oviedo en dos empresas que en aquel momento estaban dirigidas por mujeres. Supo entonces que ella también podría llegar a la alta dirección y por qué no hacerlo en el sector lácteo, un campo con el que tuvo su primer contacto durante las prácticas de fin de cerrar que realizó en el Laboratorio Interprofesional Lácteo de Asturias. Tras trabajar durante más de diez años en diferentes puestos de compañía del sector, la multinacional Lactalis le ofreció el puesto de jefa de explotación en la fábrica de LNPF, en Guadalajara. Tras tres años en esa factoría, en mayo del fue nombrada directora de la fábrica de Nadela. Y desde ahí pilota una de las grandes naves que la industria que más leche recoge en Galicia tiene en la comunidad.

—¿Cómo ve el papel de la mujer en la industria láctea?

—Históricamente, eran los hombres las personas que acudían a trabajar en los entornos industriales. Supongo que el motivo es la fuerza física necesaria en muchos de los puestos industriales en el pasado. Sin embargo, esta tendencia ya se está cambiando. En departamentos, tales como calidad y laboratorio, o medio ambiente, o contabilidad o incluso prevención, es normal encontrarnos con personal femenino que lleva a cabo su trabajo tan bien como lo puede hacer un hombre. En departamentos como el productivo o el logístico ya está en claro proceso de cambio, y cada vez es mayor el número de incorporaciones de personal femenino. El único departamento donde aún es muy difícil o raro encontrar mujeres es el departamento de mantenimiento. La conquista está llegando, pero será más lenta que en otros entornos. También es cierto, que las mujeres llegarán a aquellos entornos o ambientes donde quieran llegar.

—Las políticas de conciliación son importantes para lograrlo, ¿cómo son los que tienen en su empresa?

—Actualmente disponemos de medidas de retribución flexible que permiten, por ejemplo, a los empleados con hijos pequeños solicitar un cheque guardería. Además, acabamos de constituir una comisión cuyo rol será elaborar el primer Plan de Igualdad de la fábrica de Lactalis Puleva, en Nadela. Su objetivo principal es  favorecer la igualdad a través del desarrollo de medidas concretas, que permitan mejorar la conciliación entre la vida profesional y las responsabilidades familiares.

—¿Ha estado al frente de la planta de Lactalis en Nadela, una de las más potentes del grupo en Galicia y lo ha hecho en plena pandemia, cómo fue?

—Desde el primer momento todas las plantas del grupo nos pusimos a pleno rendimiento con el objetivo de abastecer la demanda de leche y productos lácteos y cumplir así con el compromiso de ofrecer ininterrumpidamente alimentos de primera necesidad a la población. Por otra parte, la empresa reforzó sus protocolos de seguridad e higiene, incluyendo la limpieza y desinfección diaria de todas las áreas comunes, las medidas de control para la entrada de visitantes, subcontratas y transportistas a las fábricas, y creó nuevos protocolos para empleados en situaciones vulnerables o de contagio.

—¿Cuántas mujeres trabajan en la planta? ¿En qué puestos?

—El 12,4% de la plantilla de la fábrica está constituida por mujeres. Muchas de ellas ocupan puestos de responsabilidad, en departamentos como prevención de riesgos laborales, control de gestión, laboratorio o calidad, además de estar presentes como operarias en la planta.

—¿Y qué es lo que más le gusta de todo el trabajo que hace en la fábrica y que, supongo, no es poco?

—Lo que más me gusta de mi función es la falta de aburrimiento y la diversidad de temas que hay que tratar a diario. Debes tener un conocimiento generalista de todas las áreas y saber profundizar en aquellos temas que exigen un mayor grado de detalle. Para esto cuento afortunadamente con un gran equipo.

—¿Qué opina sobre el debate del acceso de la mujer a puestos de responsabilidad?

—No deberíamos tener que responder a este tipo de preguntas. Nuestra capacidad es igual que la de un hombre. Los altos cargos tienen una componente de responsabilidad, compromiso, conocimiento y dedicación, donde la actitud y la aptitud son la clave para el éxito, independientemente de lo demás».

Newsletter Somosagro

Recibe todas las semanas la información más relevante del sector primario

Votación
4 votos
Comentarios

Isabel Álvarez, directora de la fábrica de Lactalis: «Las mujeres llegarán a aquellos entornos a los que quieran llegar»