El Gobierno admite que las comunidades han estado abandonadas en la gestión del lobo

Aunque el secretario de Estado de Medio Ambiente admite que «retroceder no está en la hoja de ruta», dice que la medida que se adopta debe aplicarse con la cooperación entre el Estado y las comunidades


santander

El secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán, ha afirmado que las regiones con «especial» presencia de lobo tienen «parte de razón» al criticar la inclusión de este animal en el Listado de Especies en Régimen de Protección Especial porque han estado «abandonadas a su suerte» en su gestión.

«Ha habido una gestión que ha descansado casi exclusivamente sobre las comunidades, que se han sentido desamparadas en relación a la omisión del Estado en ese proceso, tanto en la gestión de la biodiversidad porque los recursos los han puesto ellas, como por la atención a las actividades que se llevan a cabo en esas zonas, sobre todo la ganadera», ha explicado Morán en una entrevista con RNE en Cantabria.

Morán ha recalcado que el Estado «no puede permanecer al margen» y cree que tiene «la obligación» de acompañar a las regiones tanto en la gestión de la especie como en la garantía de la preservación de la actividad ganadera.

Según ha dicho, «retroceder ya no está en la hoja de ruta». «Hay que asumir la dinámica de la democracia y la decisión que se adopta es la que debe aplicarse y debe ir acompañada de un proceso de cooperación entre Estado y comunidades autónomas para hacer viable la decisión y aplicarla», ha manifestado.

La elaboración de la orden ministerial y su publicación en el Boletín Oficial del Estado va a ser «cuestión de días», ha agregado. También entiende la «tensión» que ha generado esta decisión entre los ganaderos porque se trata de un «tema complejo».

Por ello ha abogado por dar a los ganaderos «una respuesta que se traduzca en compromisos», mejorando las condiciones en las que se lleva a cabo esta actividad. «En esa línea vamos a caminar en la Estrategia Nacional del Lobo», ha prometido.

El secretario de Estado ha rechazado el argumento que vincula la protección del lobo a la desaparición de la ganadería extensiva y, por ende, al despoblamiento rural: «Hay que huir de los análisis sencillos porque es un problema complejo». A la vez que entiende que la conexión entre presencia del lobo y despoblación «no responde a la actualidad» en España.

Y ha apostado por no quedar «anclados en un modelo que está absolutamente superado como la realidad demuestra», antes de recordar que desde el 2015 está caducada la Estrategia Nacional del Lobo. A su juicio, esta Estrategia no puede ser «estática», sino que debe ser «capaz de adaptarse a las circunstancias cambiantes que se van produciendo».

En este sentido, ha subrayado que la ciudadanía exige cada vez más compromiso y ambición en la lucha contra el cambio climático y la protección de la biodiversidad.

En esa nueva Estrategia del Lobo, en su opinión, se tienen que incorporar las aportaciones de las comunidades autónomas y de los colectivos afectados, prestando «especial atención» a la situación de la actividad económica. Y se ha mostrado partidario de que la actividad ganadera en convivencia con grandes carnívoros tenga «un plus» en la Política Agraria Común, ya que no ve razonable que un ganadero tenga que demostrar que sufre daños para que se le indemnice.

Por ello, ha destacado que se debe retribuir «adecuadamente» a los ganaderos y dotar de medios a las comunidades autónomas para «no dejarlas abandonadas en este proceso», proteger la biodiversidad y atender la actividad económica. 

Newsletter Somosagro

Recibe todas las semanas la información más relevante del sector primario

Votación
1 votos
Comentarios

El Gobierno admite que las comunidades han estado abandonadas en la gestión del lobo