A falta de ferias, el capón de Vilalba y el Galo de Curral vuelan en Internet

Tanto el concello de Vilalba, en colaboración con los productores, como la Asociación de Criadores de Galo  de Vila de Cruces han puesto en marcha sus propias webs para llegar al consumidor tras suspenderse los mercados. Los que tenían ya  una web propia en Vilalba, tienen encargos de Valencia, Madrid, Vigo, Barcelona o Castellón.

Capones de Capóns O Caseiro en una de las parcelas en las que viven
Capones de Capóns O Caseiro en una de las parcelas en las que viven
Rocío Ramos
redacción

El covid-19 no ha dado tregua ni a tradiciones tan antiguas como la feria del capón de Vilalba, un certamen que cada 21 de diciembre congregaba ya desde 1835 a los criadores de un ave castrada cuya popularidad vuela mucho más allá de Galicia, llegando a países como Alemania, Bélgica, Francia o Reino Unido. No la ha dado tampoco a la Feira do Nadal do Galo que cada 22 de diciembre se celebraba en Vila de Cruces.  

Las medidas de seguridad para prevenir el coronavirus obligaron a suspender ambas ferias y, por eso, a falta de poder ofrecer los capones o pollos a pie de mercado, los productores se han buscado la vida abriéndose camino en un feirón mucho más grande y con mucho más público: Internet. En Vilalba, criadores y concello se han unido para poner en marcha una página web, www.capondevilalba.com. La criatura rompió ayer el cascarón, justo una semana antes de la fecha en la que tendría que haberse celebrado la feria. Otra que también tiene previsto nacer esta semana es la página web de la Asociación de Criadores de Galo de Curral de Vila de Cruces, galodecurral.com.   

Esas nuevas ventanas, donde aparece información sobre el producto, además de contactos de criadores, ofrecen la oportunidad de abrir mercado mucho más allá de Vilalba, Vila de Cruces o alrededores a aquellos que todavía no habían dado el salto a la Red. Porque en la feria virtual vilalbesa, por ejemplo, conviven criadores modestos como Ermitas, que este año únicamente ha criado nueve animales, con otros como Jesús Cazón que quieren convertir el capón en un producto de calidad que vaya mucho más allá de la temporada navideña.

Tanto este joven de 31 años, que el año pasado puso en marcha junto a su novia Paula Rego Capóns O Caseiro, una explotación dedicada a la cría de estas aves bajo el principio de la sostenibilidad, como otros productores de tamaño medio como Capones MariCarmen ya tienen su propia página web. Porque es en esa gran feria virtual donde el capón vuela cada vez más alto. Dicen que es a través de la red, de donde están recibiendo el mayor número de pedidos.

No solo desde Galicia. También desde ciudades como Barcelona, Madrid, Vigo, Barcelona o Castellón. «O maior problema son os custes de envío porque o capón xa non é un produto barato e despois a iso haille que sumar ese custe de transporte, pero é verdade que a maior parte dos capóns que nos están saíndo agora este ano é por medio de Internet», explican desde Capones MariCarmen.

Internet o el teléfono. Esas son las dos vías por las que este año llueven los pedidos sobre Capóns O Caseiro. «Estamos contentos porque a verdade é que estamos tendo máis que o ano pasado», cuenta él. No está mal para un emprendedor que debutó en el negocio el año pasado de la mano de su novia. «¿Por qué me metín co capón? Quería montar unha granxa e como saiu a IXP e son de Vilalba pois metémonos nesto», explica Jesús, quien es uno de los productores que han llegado para dar el relevo a otros como Ermitas, que lleva ya más de veinte criando. Porque su intención es dar un paso más en la cría de un animal que solo se comercializa por Navidad: «Queremos crialo todo o ano».

De algún modo con esa intención nació en su día la IXP, con el objetivo de desestacionalizar un producto que, como parece estar mostrando la Red, tiene tirón. Y que puede permitir al ganadero vivir de ese trabajo, sobre todo porque este es un modo de cría artesanal y sostenible que puede aplicarse incluso cuando la producción es abundante. En Capóns O Caseiro, por ejemplo, aplican un modelo de rotación en el que dividen sus capones en grupos que no llegan a superar los cien animales.

A medida que los van cambiando de campo, van regenerando el suelo para evitar la degradación y también aprovechan la materia orgánica de los excrementos como abono. Eso también es calidad y bienestar para los animales.

Pero más allá del comportamiento que está teniendo el capón en Internet o que las reservas habituales funcionen, en Vilalba no se han criado tantos animales como en ediciones anteriores. La culpa fue de la incertidumbre, que no solo sobrevuela sobre el capón.

Aportaciones de chefs o influencer

Las webs no solo hablarán de cómo se crían estos animales o de los criadores. En el caso de la que hoy tiene previsto poner en marcha la Asociación de Criadores de Galo de Curral de Vila de Cruces, pensada sobre todo para poder comercializar el producto durante la Navidad, habrá un poco de todo. Su desarrollo lo está llevando a cabo la empresa Noceca Servis, con sede social en Santiago.

La página web, apunta desde la firma Raquel González, será muy dinámica e incluirá información general sobre este producto y recogerá las aportaciones de colaboradores como grandes cocineros y blogueros influencer, de carniceros, nutricionistas,... que ofrecerán recetas y consejos sobre cómo cocinar o cómo cortar el ave.

La agrupación de criadores, que preside Tito Mariño, se apoya en el trabajo profesional de esta firma especializada en comunicación para trazar un nuevo plan que incluya canales de digitalización de la actividad del colectivo creando una presencia profesional en Internet y en las redes sociales, entre otros cauces de difusión. El objetivo es también abrir nuevas vías de desarrollo profesional a los productores, consolidar su actividad económica, desarrollar un plan de márketing y comercialización para la búsqueda de nuevos mercados y fortalecer la marca Galo de Curral tanto en Galicia, como fuera de ella.

Uno de los principales fines es poner en valor las cualidades que ya tiene el galo de curral y que son su bandera. Entre ellas se encuentran la crianza de los gallos y gallinas en un entorno natural cumpliendo todas las pautas de bienestar animal con una alimentación autóctona, el desarrollo de los pollos siguiendo sus propios ciclos biológicos y la cohesión cultural con las costumbres de Vila de Cruces.

La agrupación vende galo de curral y de Mos. Las aves son criadas nueve meses. El colectivo pretende también desestacionalizar la producción, manteniendo la premisa de la marca tradicional, e introducir otras opciones que pasan por vender también pollos más jóvenes. A este nuevo plan se sumaron ya también los hosteleros. Estos ofrecerán a través de la web de los criadores, galo ya cocinado con diferentes preparaciones, desde las más tradicionales a otras más innovadoras, dirigidas a todos los públicos en cualquier momento del año.

Paralelamente se está trabajando en un canal de comercialización que sirva los gallos a domicilio, especialmente desde Cruces a Santiago y su comarca. En estos momentos, la agrupación ya los envía envasados al vacío enteros, o partidos a la mitad. Podrán adquirirse también en cuartos, enteros o partidos, al gusto del consumidor. El objetivo es acercar el producto con un proyecto integrador que abarque distintos sectores y que redunde en beneficio de Vila de Cruces. Se busca la implicación de todos, incluidos los niños de los centros escolares, que podrán participar en actividades como un concurso de fotografías de su animal de casa favorito.

Newsletter Somosagro

Recibe todas las semanas la información más relevante del sector primario

Votación
2 votos
Comentarios

A falta de ferias, el capón de Vilalba y el Galo de Curral vuelan en Internet