«O servizo do veterinario é de mellor calidade se se traballa en grupo»

Un equipo de Vilalba atiende explotaciones situadas entre Outeiro de Rei y Xove

De izquierda a derecha, Luis Piñeiro, Xosé Manuel Fernández Santamariña, Mónica Fernández y Susana Pérez, a las puertas de la sede de la cooperativa, que está situada en Vilalba
De izquierda a derecha, Luis Piñeiro, Xosé Manuel Fernández Santamariña, Mónica Fernández y Susana Pérez, a las puertas de la sede de la cooperativa, que está situada en Vilalba

VILALBA / LA VOZ

Cambió el trabajo en el campo en las últimas décadas; pero cambió también, en ese tiempo, el trabajo que se le presta al campo. Prueba de ello es una empresa cooperativa con un total de diez personas en plantilla, de las que cuatro son veterinarios y que tiene la sede en Vilalba. Aunque aún quedan veterinarios que ejercen su labor en solitario, Xosé Fernández Santamariña, uno de los veterinarios de esta cooperativa, cree que el trabajo en grupo es lógico en estos momentos: «Se un traballase só, que se faría? O traballo lévase mellor», dice.

No es solo la comodidad personal lo que se alcanza con este sistema sino también la mejora en la atención a los clientes: «O servizo do veterinario é de mellor calidade se se traballa en grupo. Gañamos todos», recalca. La cooperativa atiende explotaciones de ganado vacuno de leche y de carne en la Terra Chá y en la parte occidental de A Mariña, en un territorio que va de Outeiro de Rei a Xove pasando por Guitiriz y por Abadín.

Teniendo en cuenta la amplia superficie en la que se mueven, se entiende que estos veterinarios comenten dos veces al día el trabajo de la jornada para analizar las incidencias. Parte de la actividad está programada, con visitas a explotaciones para realizar, por ejemplo, inseminaciones; no obstante, no faltan los avisos para acudir a una granja por algún imprevisto.

En las explotaciones ha cambiado el manejo de las reses, que reciben una alimentación diferente a la de hace años. Luis Ferreiro, veterinario de la cooperativa, subraya que hoy resultan habituales los controles de parásitos. Por otro lado, recuerda que llegó a ver un problema de toxicidad en una vaca cuyo origen no se aclaraba: el diagnóstico definitivo fue que se debía a que el animal había comido helechos, algo inimaginable hoy. «A xente vai aprendendo», apunta su compañero Fernández Santamariña.

Por lo general, una ganadería de producción de leche es visitada una o dos veces al mes y el trabajo en asuntos de patología y de reproducción es frecuente. Las explotaciones de carne reciben de los veterinarios visitas con un ritmo distinto, aunque también hay que tener en cuenta que el sistema de trabajo es diferente, recalca Santamariña.

Este veterinario subraya que las ganaderías de leche actúan como pequeñas empresas, lo que supone momentos de estrés: afirma que si el precio que se cobra por la leche es cada vez menor, la alternativa es un aumento de la producción para mantener los márgenes de beneficio. Las explotaciones de carne, en cambio, son un modo de vida además de un trabajo, agrega.

La cooperativa se encarga también de una agrupación de defensa sanitaria de la que forman parte unas 150 explotaciones ganaderas. Esas agrupaciones, en las que las granjas de integran de manera voluntaria, son entidades sin ánimo de lucro, y su presupuesto se cubre con aportaciones de los socios y con fondos de la Unión Europea. Mónica Fernández, veterinaria de la cooperativa, explica que con ese trabajo se previene y se controla, por ejemplo, la aparición de posibles brotes: un problema como la paratuberculosis puede ser grave a largo plazo y puede no ser descubierto con rapidez si no se efectúan controles, detalla Fernández.

Susana Pérez, veterinaria de la cooperativa, ayuda a entender que al campo han llegado los cambios de mentalidad: dice que hoy nadie se sorprende ver a una veterinaria llegar a una explotación.

Firme defensa del modelo de trabajo elegido

Santamariña trabajó en solitario y elogia al veterinario tradicional, sobre todo en su vertiente clínica: «Segue a ser necesaria esa tarefa», dice. No obstante, admite que el modelo actual es cómodo: «Se traballas só, como fas?», se pregunta. Luis Ferreiro reconoce que siempre tuvo el trabajo en equipo como un objetivo, algo que Mónica Fernández ha asumido plenamente. Para Susana Pérez, no hay alternativa para quien tiene hijos y quiere dedicarles tiempo.

Newsletter Somosagro

Recibe todas las semanas la información más relevante del sector primario

Votación
1 votos
Comentarios

«O servizo do veterinario é de mellor calidade se se traballa en grupo»