José Manuel Fernández, ganadero de Mazaricos: «Traballamos 14 horas, os 365 días do ano, e moléstalles que teñamos un coche bo»

Fernández Villar no oculta su indignación ante los que cuestionan que los ganaderos puedan disfrutar de automóviles como cualquier otro profesional


MAZARICOS / LA VOZ

La jornada de José Manuel Fernández Villar, como la de otros muchos ganaderos gallegos, arranca a las seis menos cuarto de la mañana. Media hora más tarde comienzan a ordeñar las 450 vacas de la granja que comparte con otros dos socios de Mazaricos. Por la noche, difícilmente apagan las luces antes de las nueve. «Iso nun día normal. Polas campañas do millo ou da herba, nin horario temos».

Catorce horas diarias, todos los días de la semana, los 365 días del año. Un trabajo duro y escasamente reconocido del que los jóvenes como ellos acostumbran a escapar. «As vacas non entenden de vacacións, nin de fins de semana, nin de festivos. Se queres ir a unha celebración ou, simplemente, a un médico tes que botar man de quen faga o traballo. Porque as vacas teñen que comer e ser muxidas todos os días dos anos, sen excepcións».

Es por eso que Fernández Villar no oculta su indignación ante los que cuestionan que los ganaderos puedan disfrutar de automóviles como cualquier otro profesional. «Traballamos catorce ou quince horas diarias, os 365 días do ano, e moléstalles que teñamos un coche bo ou un tractor grande. Parece que, de repente, perderon a memoria do que pasa noutros sectores. Se pensan que facemos tantos cartos, que poñan unha granxa e despois que me conten. O fácil é sempre criticar».

El ganadero no duda en cargar con especial dureza hacia aquellos que se siguen asombrando al ver grandes tractores en las granjas. «Na última década todos multiplicamos por tres a superficie que traballamos. Que queren, que sigamos andando co sacho ao lombo coma fai 40 anos? Somos tan ou mais profesionais que calquera gandeiro de Europa e o que temos gañámolo co noso esforzo e a nosa dedicación. Non lle roubamos nada a ninguén».

«Que queren, que sigamos andando co sacho ao lombo coma fai 40 anos?»

Tampoco se esconde ante los que acusan al sector de estar siempre quejándose y, sin embargo, disfrutan de ayudas públicas y otros privilegios. «É certo que, historicamente, o sector sempre se estivo queixando. Como tamén o é que calquera que o coñeza minimamente sabe que dende que se empezou co das cotas lácteas sempre fomos maltratados».

A la cola

En este sentido, explica que tanto en lo relativo al precio de la leche como al dinero que procede de la PAC, los ganaderos gallegos están a la cola de España y Europa«Os datos son públicos e calquera pode miralos. Levamos 20 anos sendo os que menos cobramos polo leite de toda Europa e tamén os que menos cartos recibimos en subvencións. É facilmente comprobable pero, claro, sempre é máis fácil criticar que buscar datos e argumentar as cousas. Non choramos, esiximos que se nos trate coma o resto. Non queremos subvencións, só un prezo xusto polo noso».

El productor mazaricano, de cuya granja salen casi cinco millones de litros de leche anuales, lamenta el escaso conocimiento que se sigue teniendo de la actividad en el campo. Un trabajo esencial que, según cuenta, quedó de manifiesto en los meses más duros del confinamiento.

«Sempre estivemos aquí e, sen embargo, seguimos sendo grandes descoñecidos para o conxunto de Galicia. Penso que é necesario que expliquemos o que facemos e como o facemos porque moitos aínda nos seguen a ver coma un sector atrasado e menor», apunta al tiempo que lamenta que esa escasa dignificación de la profesión impide que los jóvenes se incorporen a la actividad agroganadera o que otros muchos trabajadores vean el campo como una buena oportunidad laboral.

Newsletter Somosagro

Recibe todas las semanas la información más relevante del sector primario

Votación
21 votos
Comentarios

José Manuel Fernández, ganadero de Mazaricos: «Traballamos 14 horas, os 365 días do ano, e moléstalles que teñamos un coche bo»