Un rayo mata en A Fonsagrada dos vacas que estaban bajo unos árboles

Las reses murieron en un prado de A Proba de Burón en una tormenta

Las dos vacas estaban casi juntas y bajo unos árboles
Las dos vacas estaban casi juntas y bajo unos árboles

LUGO / LA VOZ

Dos vacas que estaban en un prado del municipio de A Fonsagrada murieron el pasado martes a causa de un rayo. Los animales pertenecen a una explotación ganadera de A Proba de Burón, Casa Capador S.C., y estaban bajo unos árboles, en un prado con otras once. Esas otras reses no sufrieron daño alguno, según las impresiones transmitidas ayer por José Manuel Fernández, titular de la citada ganadería.

Los hechos ocurrieron el pasado martes, por la tarde. La parroquia sufrió una fuerte tormenta, y al anochecer, cuando las circunstancias meteorológicas habían cambiado y la tormenta había remitido, los responsables de la explotación se acercaron al prado donde estaban las trece vacas para ver cómo estaba el ganado. Allí se vio que dos vacas, separadas solo por unos pocos metros, estaban muertas. Se supone que los dos animales corrieron a protegerse bajo unos abedules, ya que la tormenta, además de los rayos, se caracterizó por fuertes lluvias en algunos momentos.

Los dos animales —una de las vacas tenía seis años, y otra, doce— debieron de morir de manera fulminante. El responsable de la explotación ganadera comentó ayer que las vacas estaban hinchadas pero que no mostraban ninguna otras señal que revelase más daños. Tampoco en las otras reses, que salieron sin daño de la tormenta, se observan por ahora síntomas anómalos: por ejemplo, no hay sospechas de que alguna de ellas pueda llegar a sufrir un aborto.

La explotación, dedicada al ganado vacuno de carne, tiene en total casi cien cabezas. Las reses se repartían, en el momento en que se desató la tormenta, por el prado donde estaba las que murieron y por otros tres. Las de esas fincas tampoco sufrieron daños. El valor de los dos animales muertos, que ya fueron retirados del prado, se situaba en torno a los 3.500 euros. Los responsables de la explotación prevén comprar otras dos vacas que sustituyan a las muertas.

Circunstancias menos adversas que otras veces

La tormenta del martes por la tarde no fue especialmente fuerte. «Foi unha das normais que hai ao longo do verán», comentó el alcalde, Carlos López. El ganadero José Manuel Fernández se expresaba ayer en esa misma línea: «Tenas habido máis fortes», dijo. El regidor reconoció que sí había sentido la caída de un rayo, aunque, por otro lado, los efectos no se notaron de manera destacada: ni las lluvias fueron intensas ni se recibieron avisos por caídas de árboles, explicó.

Newsletter Somosagro

Recibe todas las semanas la información más relevante del sector primario

Votación
5 votos
Comentarios

Un rayo mata en A Fonsagrada dos vacas que estaban bajo unos árboles