Patrocinado por

La escasez de reses de Suprema da un ligero empujón al precio, aún muy por debajo del de 2019

M.C. REDACCIÓN

GANADERÍA

XAIME RAMALLAL

Mientras el verano pasado el precio del kilo canal estaba en unos 5 euros más el IVA, ahora está entre 4,4 y 4,5 euros.

10 jul 2020 . Actualizado a las 17:40 h.

El martes la Central Agropecuaria de Galicia Abanca, en Silleda, comenzó a ofrecer por primera vez de forma separada la cotización de los animales registrados bajo el sello Ternera Gallega Suprema. La razón que alegaron fue la alta demanda por parte de los compradores de estos animales. «Non hai moitos becerros de Suprema e estanse demandando fronte aos dos cebadeiros», apunta un ganadero de Lugo cuyo rebaño está certificado bajo este sello de calidad.

No cabe duda de que esa demanda por parte de tratantes o carniceros responde, en parte, al giro que está dando el consumidor hacia un producto de cercanía en el que se prime, entre otras cosas, el manejo tradicional basado en la ganadería en extensivo o el bienestar animal. El consumidor es soberano lo pide, los carniceros parece que después del fuerte parón detectado durante los meses de confinamiento también, pero aún la cotización en el mercado no ha llegado a plasmar ese incremento de la demanda en los precios que reciben los ganaderos.

«Las subidas que hemos visto son de entre 15 y 20 céntimos por kilo canal en animales certificados», explican desde la Asociación Gandeiros Galegos da Suprema. Ayer, en el mercado compostelano de Amio, la mesa de precios de Ternera Gallega decidió mantener las cotizaciones en todas sus categorías, pese a detectar una mayor calidad en los animales, además de mayor demanda de la categoría Suprema. En el resto de animales de abasto también se mantuvieron las corizaciones, mientras que los terneros de recría experimentaron una ligera bajada.

Sea como fuere el ligero incremento del que hablan los ganaderos no solo dista mucho de los niveles de precios de años anteriores, también de los «precios justos» que el sector lleva reclamando desde hace meses. «Un animal bien conformado el año pasado se pagaba en esta época del año a poco más de cinco euros más el IVA por kilo canal. Ahora está entre 4,4 y 4,5 euros por kilo», apuntan desde el colectivo de ganaderos. La cotización en kilo canal quiere decir que no hay discriminación de precios en función del corte de carne que se haya elegido. Es decir, esos 4,5 euros por kilo son los que pagan tanto por el solomillo como por la carne de asar.

Menos animales en verano

Mientras durante la primavera, que coincidió con los meses de confinamiento y con la clausura del canal Horeca, principal vía de comercialización del vacuno mayor, como medida preventiva frente al coronavirus covid-19, los ganaderos no tenían a quien colocar sus animales, ahora sus terneros son los más buscados. La escasez de becerros coincide con una época en la que tradicionalmente se producen menos partos en las granjas.