Cara y cruz de la pandemia en las granjas gallegas de razas autóctonas

Hay productores que no han podido vender nada y otros que no se han visto afectados


redacción / la voz

«Os restaurantes estaban cerrados e a particulares non podíamos vender», lamenta Antonio Liñares, un productor de Cabra Galega. «Nós tivemos sorte, porque non tiñamos becerros para matar», añaden en A Carballosa, una explotación de vaca Cachena. «Nós tiñamos 30 leitóns e xa os tiñamos vendidos», cuenta Diego Gómez, un productor de Porco Celta. Así de desigual es el impacto que el covid-19 está teniendo en las explotaciones que se dedican a las razas autóctonas de Galicia. La incidencia de la alerta sanitaria ha dependido de tres factores. El primero, si había o no animales listos para ser sacrificados cuando se produjo el cierre. El segundo, si la venta se centraba en el canal de la hostelería o en los particulares. Y el tercero, si tenían un matadero dispuesto a seguir sacrificando a los animales.

Para seguir leyendo, suscríbete a La Voz de Galicia


Estar bien informado nunca fue tan necesario


Más de trescientos periodistas, corresponsales y analistas trabajan en La Voz todos los días para personas como tú, que buscan información contrastada, reportajes y artículos de opinión sobre Galicia, España y el mundo.

SUSCRIPCIÓN WEB+APP
  • Para acceder a los contenidos elaborados para nuestros suscriptores en nuestra web o APP, te ofrecemos nuestra suscripción digital gratis durante los próximos 30 días
Prueba 30 días gratis
Sin compromiso de permanencia
  • Incluye todas las ventajas de la suscripción WEB+APP
  • Réplica digital en PDF del periódico impreso
Suscribirme
Sin compromiso de permanencia
  • Incluye todas las ventajas de la suscripción WEB+APP
  • Periódico impreso el fin de semana + réplica digital en PDF
Suscribirme
Sin compromiso de permanencia
  • Incluye todas las ventajas de la suscripción WEB+APP
  • Periódico impreso toda la semana + réplica digital en PDF
Suscribirme
Sin compromiso de permanencia

Cara y cruz de la pandemia en las granjas gallegas de razas autóctonas