Los titulares de granjas que quieran mantener el régimen agrario no podrán tener más de dos trabajadores

EL SLG pide que se derogue la modificación permanente de los nuevos criterios de inclusión en el Sistema Especial de Trabajadores Agrarios (SETA)


redacción

El pasado 22 de abril el Boletín Oficial del Estado (BOE) publicó el Real Decreto-Ley 15/2020 de medidas urgentes complementarias para apoyar la economía y el  empleo. El documento, que entró en vigor justo un día después, recoge también la modificación permanente de los nuevos criterios para que un trabajador del campo por cuenta propia pueda acogerse al Sistema Especial de Traballadoras/es Agrarias/os (SETA), los antiguamente llamados trabajadores «da agraria». El cambio elimina el baremo de tener que obtener al menos un 50 % de la renta de la actividad agraria o el 25 % como resultado directo, pero introduce también otros cambios que restringen la entrada en este régimen. Al menos en Galicia. La cuestión es que, según esta modificación, a partir de ahora las granjas cuyos titulares quieran permanecer en el SETA no podrá tener más de dos trabajadores por cuenta ajena, una circunstancia que obligaría a los dueños de muchas explotaciones a cambiarse al Régimen General de Autónomos (RETA). De ahí que pasarían a abonar una cuota de 240 euros a otra de cerca de 300. Esa es una de las cuestiones que han llevado al Sindicato Labrego Galego (SLG) a presentar este viernes un escrito en la delegación del Gobierno en el que reclaman la  derogación de esta modificación porque perjudicaría a muchos agricultores y ganaderos de la comunidad.

Afectaría sobre todo a aquellas explotaciones surgidas en su día de la unión de varias pequeñas granjas. ¿Por qué? Hasta esta última modificación, la norma establecía que por el primer titular dado de alta en el SETA la granja podría contratar dos trabajadores, a los que podría sumar uno más por cada persona adicional dada de alta en dicho régimen que estuviera al frente de la explotación. Por tanto, granjas surgidas de la unión de dos pequeñas explotaciones con dos Unidades de Trabajo Autónomo (UTA) cada una podrían tener hasta cinco trabajadores. Con esta última modificación solo serían dos. De ahí que, como denuncian desde el SLG, la única solución que les queda para poder mantener esos puestos de trabajo sea pasarse al Régimen General de Autónomos (RETA). 

Para la organización agraria la medida resulta, cuando menos, paradójico. Y eso porque en los  motivos alegados por el Gobierno para realizar el cambio está el de «facilitar o acceso ás garantías sociais dos pequenos agricultores» o paliar los efectos que la bajada de ingresos pueda tener a la hora de adherirse al SETA. Hacen hincapié además en otro cambio como el de eliminar el límite de obtener un beneficio del 75 % de la base máxima de cotización  para poder estar en el régimen especial. Esto implicaba que los titulares  de las granjas con unos beneficios netos de más de 36.630 euros al año tenían que pasar a autónomos. También, añade la organización agraria, «o real decreto suprime os supostos de representación de carácter sindical, cooperativo ou profesional, dentro das actividades complementarias da actividade agraria. Tamén suprime como actividades complementarias as relacionadas coa conservación dos espazos naturais e a protección do medio ambiente, o turismo rural ou agroturismo».

Newsletter Somosagro

Recibe todas las semanas la información más relevante del sector primario

Votación
1 votos
Comentarios

Los titulares de granjas que quieran mantener el régimen agrario no podrán tener más de dos trabajadores