¿Cómo funcionan los controles relacionados con la seguridad alimentaria?

Las comunidades inspeccionan, el Gobierno central solo alerta


redacción

 La Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aesan) dio la voz de alarma, pero antes de que este organismo dependiente del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social apretara el botón rojo, fue la Consellería de Sanidade la que se encargó del proceso de inspección. Lo hizo porque son las comunidades autónomas las que tienen transferidas las competencias en materia de vigilancia alimentaria, un asunto que recoge en parte la Ley 2/2005, de 18 de febrero, de promoción y defensa de la calidad alimentaria gallega.

¿Qué papel juega el Estado?

A través de Aesan promueve y coordina entre las autonomías las estrategias y actuaciones de vigilancia alimentaria. Su objetivo es verificar el cumplimiento de la normativa por parte de los operadores alimentarios. Además, es el interlocutor del Estado con la UE y del resto del mundo. Es decir, cuando surge una alerta en cualquier parte del mundo que afecta a España, lo comunica. 

¿Qué inspecciones realiza la Xunta de oficio?

Las actividades de control oficial que realizan los servicios de inspección de salud pública están enmarcadas dentro del Plan Plurianual de Control de la Cadena Alimentaria (Pncoca). También pueden realizarse, según la ley de calidad alimentaria, con motivo de una denuncia, reclamación o queja o a iniciativa del personal inspector.

¿Qué se controla en los procesos de trazabilidad de los productos alimenticios?

En una industria alimentaria la trazabilidad se controla conforme el criterio «un paso atrás, uno adelante». Es decir conocer el origen de las materias primas e ingredientes que se emplean en la elaboración del producto y también revisar el destino de los productos elaborados. A mayores, avanzan fuentes de la Consellería de Sanidade, se comprueba la trazabilidad del proceso de fabricación: verificar qué materia prima o ingrediente se emplea, cuánto se usa y cómo se utiliza a la hora de elaborar el producto. También hay que comprobar las cantidades usadas de cada ingrediente.

¿Juegan algún papel los concellos en el control?

Los Gobiernos locales solo tienen potestad sobre la comercialización de productos que se hace los mercados o ferias.

¿Qué laboratorios analizan los productos agroalimentarios que se comercializan?

Las muestras tomadas por los Servicios de Inspección de Salud Pública en el marco de las actuaciones de control oficial, se analizan en el Laboratorio de Salud Pública de Galicia, en Lugo.

Más de 4.500 irregularidades relacionadas con la limpieza en distintas empresas

Los técnicos de Sanidade llevaron a cabo durante el 2019 un total de 27.065 inspecciones en establecimientos comerciales e industrias

somos Agro

Los técnicos de la Consellería de Sanidade llevaron a cabo durante el 2019 un total de 27.065 inspecciones en establecimientos comerciales y en industrias. Según datos proporcionados por la Consellería de Sanidade, esas visitas de inspección permitieron detectar 4.531 incumplimientos de la normativa que tienen que ver con condiciones deficientes de higiene.

La mayor actividad de control se centra en el comercio. De las 27.065 inspecciones, 18.601 tuvieron como objetivo establecimientos minoristas de venta directa al público. Este tipo de negocios concentraron por lo tanto el 69 % de estos controles sanitarios. Los realizados en la industria fueron 8.464, un 31 %.

En total, el año pasado fueron objeto de inspecciones sanitarias un total de 16.788 establecimientos alimentarios, de los que 4.413 son industrias y los 12.375 restantes establecimientos comerciales.

Tres grandes clases

La normativa sanitaria distingue tres grandes tipos de irregularidades. El resultado de la inspección realizada en Casa Macán reveló la existencia de incumplimientos estructurales y operacionales. Los primeros tienen que ver con defectos en las instalaciones, como por ejemplo la existencia de superficies de limpieza difícil. Los incumplimientos operacionales son los que vulneran las normas sobre manipulación y fabricación.

El tercer grupo es el de los incumplimientos denominados de producto, los menos frecuentes, y comprende desde la falta de etiquetado a la información deficiente al consumidor en los productos listos para comercializar.

Sobre todo, operacionales

De acuerdo con la información facilitada por Sanidade, el año pasado fueron detectadas en estas inspecciones 3.149 incumplimientos estructurales de la normativa, un 27% del total; 7.878 operacionales, un 68%; y 653 de producto, un exiguo 5%.

Dentro de las irregularidades operacionales, los más habituales son los relacionados con deficiencias en las condiciones generales de higiene. Los 4.531 incumplimientos de este tipo registrados el año pasado suponen un 51,5% del total de los encuadrados en esta categoría.

«El riesgo de comer queso tierno contaminado es sufrir una gastroenteritis»

m.c.

Miguel Bermúdez, adjunto de urgencias del Chuac, explica qué puede ocurrir en el caso de que alguien llegara a consumir queso contaminado

La retirada preventiva del mercado de los quesos producidos por Casa Macán tras la detección de problemas de higiene ha desatado la alarma entre algunos consumidores. Aunque de momento no hay constancia de que se haya producido ninguna intoxicación, ni de que esté en circulación ningún producto de esta marca en mal estado, el adjunto del Servicio de Urgencias del Complejo Hospitalario Universitario de A Coruña (CHUAC), Miguel Bermúdez, explica qué puede ocurrir en el caso de que alguien consuma un queso contaminado. Dentro de los productos hechos con leche pasteurizada, dice, «hay que diferenciar los curados de los tiernos o frescos».

Seguir leyendo

Newsletter Somosagro

Recibe todas las semanas la información más relevante del sector primario

Votación
2 votos
Comentarios

¿Cómo funcionan los controles relacionados con la seguridad alimentaria?