¿Cuál es el precio justo de los productos agroalimentarios?

Conocer el coste real que supone producir es el primer paso para saber cuánto cobrar. En el caso de la leche, los expertos abogan además por aplicar índices de referencia, modificar la Ley de la Cadena Alimentaria o trasponer la directiva comunitaria sobre prácticas comerciales desleales


redacción

Los agricultores que han salido a la calle en los últimos días en diferentes puntos de España reclaman un «precio justo» para sus productos. ¿Cuál debería de ser? La respuesta es complicada. Aunque resulta un concepto indeterminado podría definirse como retribuir de modo adecuado la labor que desempeña el ganadero o agricultor para que pueda vivir con dignidad del trabajo que realiza. Pero, como explica José Manuel Andrade, director de la Fundación Juana de Vega, «establecer o prezo en función dos custes é unha cousa complexa, que pode introducir distorsións no mercado». De ahí que, como añade, «o primeiro que se requeriría sería coñecer con certeza e de maneira clara e precisa cales son os custes». Lo que ocurre es que los costes no son iguales para todos: «Uns produtores son máis eficientes ca outros, polo tanto, e case sempre, os custes poden ser susceptibles de mellora».

Más allá de lo que ocurre en otras partes del país, donde el perfil del agricultor o ganadero es muy diferente al de Galicia, el sector primario gallego tiene una especialización productiva centrada en el sector lácteo que supone en torno al 24 % del valor de la producción final agraria.

Organizaciones como Unións Agrarias hacen referencia a datos del Ministerio de Agricultura que aluden que la cotización base de la leche debería estar en 34 céntimos. «Menos diso sería comercializar a perdas», dicen. Para Andrade resulta fundamental dar una vuelta al discurso recurrente de que los ganaderos tienen un coste de producción de «ao redor de 34 céntimos e que os gandeiros cobran uns 3 céntimos menos o litro de leite porque non casa ben coa realidade, xa que ningunha empresa subsiste no tempo nesas circunstancias e as nosas ganderías cada vez producen máis leite, e cada vez son máis eficientes».

A su juicio habría que establecer criterios de costes claros, por tipología de explotaciones para que sean una referencia y, de ese modo, evitar la venta a pérdidas. También, añade, habría que ejecutar modificaciones legislativas como la modificación de la Ley de la Cadena Alimentaria o la trasposición de la directiva comunitaria sobre prácticas comerciales desleales. No olvida mencionar que los precios tendrían que fijarse según criterios de mercado. En el caso de la leche, «existen índices que referencian a cotización do leite, a evolución dos produtos lácteos a nivel internacional, como os da Inlac, pero non se están aplicando».

Tanto este experto como otras fuentes del sector apuntan que en Galicia «é complicado que poidamos referenciar á evolución dos lácteos a nivel internacional porque a maior parte da produción vai destinada a consumo interno e leite líquido, con escaso valor engadido».

Fuentes del sector ponen el foco en la necesidad de aprovechar las ventajas que tiene Galicia para ahorrar costes como su potencial para cultivar maíz forrajero sin regadío. También instan a potenciar una industria transformadora que busque nuevos mercados para los productos gallegos. Por no hablar de crear plataformas estables de negociación de precios.

Francia, la envidia de los ganaderos gallegos

M. Cedrón

Unell y Lactalis acuerdan integrar los costes de producción en la fórmula para determinar el precio de la leche. El grupo francés, el que más porcentaje de recogida tiene en la comunidad gallega, dice que el criterio aplicado en Francia no puede llevarse a cabo en Galicia, pero están abiertos a buscar fórmulas para garantizar la estabilidad

Cuando a un ganadero gallego dedicado a la producción de leche le preguntan a qué país le gustaría  que se pareciera Galicia a la hora de elegir un modelo para vertebrar el sector no lo duda. Lo más probable es que responda Francia, aunque puede que alguno elija Nueva Zelanda. No les falta razón porque, aunque la comunidad gallega produce el 40 % de la leche que se ordeña en España, el poder que tienen sus ganaderos no es comparable al que poseen sus homólogos galos sobre todo porque, como explica una fuente conocedora del sector lácteo en Galicia, «a forza e importancia dos gandeiros e agricultores está recoñecida e avalada por toda a sociedade francesa».

Seguir leyendo

Newsletter Somosagro

Recibe todas las semanas la información más relevante del sector primario

Votación
2 votos
Comentarios

¿Cuál es el precio justo de los productos agroalimentarios?