Cerco a «los agricultores de sofá»

El Consejo de Ministros aprueba la normativa que regulará las ayudas de la PAC 2020. Entre otras cosas, actualiza la figura del agricultor en activo y favorece que los jóvenes que se incoporan al campo puedan recibir subvenciones


redacción

Un mayor control de los agricultores en activo y favorecer que los jóvenes den el salto al campo. Esas son dos de las cuestiones que refuerza el real decreto que regulará las ayudas de la PAC 2020 y que fue aprobado la semana pasada por el Consejo de Ministros. Entre las novedades que recoge la norma, que introduce varias mejoras en la gestión de ayudas, está la actualización del control de la figura del agricultor en activo, una de las grandes demandas de las organizaciones agrarias que durante años llevan pidiendo un mayor control sobre los que apodan «agricultores de sofá», aquellos que no tienen la actividad agroganadera como principal, pero continúan teniendo acceso a ayudas. Lo que pretende ahora el ejecutivo, como recoge un comunicado remitido por el Ministerio de Agricultura, es reforzar los controles sobre los titulares de derechos que tienen como actividad principal otra muy diferente a la agraria, por lo que están incluidos en la denominada lista negativa de solicitantes.

De ahí que, como añade la nota, «en coherencia con las modificaciones que introduce el reglamento Omnibus se reducen a uno los criterios para acreditar que una persona o grupo son agricultores activos, dando fe de que su actividad agrícola no es marginal». 

La norma también quiere favorecer la incoporación de los jóvenes al campo porque, hasta ahora, no tenían acceso en algunos casos a las ayudas durante los primeros aoñs de actividad. En este sentido, comenta el Ministerio, para fomentar que no abandonen el campo, hay una nueva referencia a tomar como fecha de su primera instalación en una explotación, dotando de mayro flexibilidad el acceso a las ayudas. Lo que hace la norma es flexibilizar las condiciones para acreditar el cumplimiento por parte de los jóvenes agricultores del baremo de primera instalación como responsable de la explotación agraria en el ámbito de la ayuda complementaria a los jóvenes agricultores y, de ahí, el acceso a la reserva nacional por parte de los jóvenes y nuevos agricultores. 

Las ayudas asociadas de derechos especiales también tienen cambios. Lo que introduce el decreto aprobado la semana pasada por el Ejecutivo es un ajuste de coherencia con las disposiciones generales sobre pagos directos. De ahí que los ganaderos potencialmente subvencionables que no pidan estas ayudas durante dos años consecutivos perderán el derecho a recibirlas. Este cambio es definitivo a menos que haya un hecho de fuerza mayor que favorezca lo contrario. No obstante estos ganaderos podrán optar a otro tipo de ayudas asociadas. 

Al mismo tiempo, se fomenta el control de las parcelas susceptibles mediante la monotorización con nuevas tecnologías como el uso de satélites.

También establece un nuevo plazo de modificación de la solicitud única para unificar las fechas de cumplimiento de los baremos para los expedientes controlados por monotorización. 

Newsletter Somosagro

Recibe todas las semanas la información más relevante del sector primario

Votación
4 votos
Tags
Comentarios

Cerco a «los agricultores de sofá»