El sorgo, el cereal que hace barrera contra el jabalí

Crece el número de explotaciones que dejan el maíz para pasarse a un cultivo que les asegura la tranquilidad en la recolección

;
El cereal que hace barrera contra el jabalí Crece el número de explotaciones que cambian de cultivo para asegurarse la tranquilidad en la recolección

VILALBA / LA VOZ

Para alguien mínimamente relacionado con el sector ganadero, de la expresión alternativa forrajera se deduce la alternancia de cultivos en una o varias fincas. Cuando la primavera está cerca del final se recoge la cosecha de hierba con la que luego se hace el ensilado. Después comienza la de maíz, que da fruto con el otoño recién comenzado.

Hay algunas zonas, en cambio, en las que el concepto se usa para referirse a la sustitución del  maíz por otro cultivo. En Santaballa (Vilalba), este es el tercer año en que se cultiva sorgo, cereal que, cuando está crecido, tiene un aspecto muy parecido al del maíz. Pero la cualidad que lo hace más atractivo es que queda a salvo de los ataques de los jabalíes, que en Santaballa, como en otras muchas zonas de Galicia, son más norma que excepción. La SAT Arealba, cuya cabaña ganadera total se acerca a las 250 vacas, tiene 44 hectáreas de terreno en las que el maíz ha desaparecido. Loa reiterados ataques de jabalíes y los consiguientes daños llevaron a los responsables a decidir ese cambio de cultivo.

De una hectárea cultivada pueden salir unas 30 toneladas de sorgo. Se trata de un cereal con más carga proteica que el maíz pero con menor valor energético, lo que se compensa con la mezcla que se usa también como alimentación del ganado. Las circunstancias atmosféricas idóneas para su crecimiento son las de un ambiente algo caluroso, por lo que este año no está siendo el más indicado, como explica Lupe Prado, una de las socias de la SAT Arealba.

El tiempo que va pasando desde que se inició el cultivo también ayuda a introducir mejoras. Este año, por ejemplo, se realiza el proceso de sulfatado con un tractor que lleva incorporado un pulverizador suspendido. La máquina, que mide 24 metros de un extremo a otro, permite un uso correcto desde el punto de vista económico y ambiental, ya que se para cuando llega a una zona donde ya depositó el sulfato. Así se reduce el coste, pero también se evita el riesgo de estropear la cosecha por un uso excesivo de herbicida. Del sulfatado se encarga Marcos Otero, responsable de una empresa agraria de As Pontes. En los dos depósitos del tractor lleva 2.100 litros de sulfato, suficientes para trabajar en siete hectáreas.

Otro detalle tenido en cuenta este año es que se ha reducido el número se semillas por hectárea. Echan unas 300.000, aunque, como matiza Lupe Prado, «non é cuestión de quilos senón de calidade». Si se compara el coste por hectárea con el del maíz, el de este cereal es menor. El sorgo viene en sacos de unos 22 kilos y el precio varía según las distintas clases, aunque se sitúa en torno a los 80 euros. El coste de la semilla para una hectárea de maíz no baja de los 90 euros, en tanto que la de sorgo se sitúa alrededor de los 60.

De todos modos, la diferencia no está solo en el dinero que se desembolsa por la semilla, sino en la ausencia de daños causados por el jabalí, que deja el maíz inservible para darlo como alimento al ganado. El ejemplo de la SAT Arealba, que a su vez se inspiró en una ganadería de Chantada, va extendiéndose, y algunos ganaderos de los alrededores de Lugo están introduciendo el sorgo en sus fincas. Algunos incluso se desplazaron a Santaballa para ver cómo se trabaja con este cultivo.

Newsletter Somosagro

Recibe todas las semanas la información más relevante del sector primario

Votación
0 votos
Comentarios

El sorgo, el cereal que hace barrera contra el jabalí